Bergoglio le dio una condecoración pontificia a la activista gay y promotora del aborto en Holanda Lilianne Ploumen

es.news En el 2017 el papa Francisco rindió honores a la militante política pro-aborto y pro-homosexualidad Lilianne Ploumen (del Partido del Trabajo), una ex ministro holandesa para Comercio Internacional y Cooperación para el Desarrollo. Ploumen recibió la Pontificia Orden Ecuestre de San Gregorio Magno.

Michael Hichborn, del Instituto Lepanto comenta: “Decir que Lilianne Ploumen es ‘pro-aborto’ es una sutileza extrema y ni siquiera se acerca a la escandalosa realidad de su activismo”.

Después que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reinstaló la política de Ciudad de México para desfinanciar el aborto en el extranjero, Ploumen creó una ONG para llenar el vacío.


Capture

Ploumen “no” esperaba honor papal 2018

es.news La ex ministra holandesa Lilianne Ploumen se “sorprendió” al recibir en diciembre la Orden Pontificia de San Gregorio Magno.

Al hablar el 26 de enero en l1.nl, calificó a la condecoración como “muy especial” y agregó: “no esperaba esto”. Ploumen se siente “muy honrada”.

Después que el presidente estadounidense Donald Trump desfinanciara el aborto en el extranjero, Ploumen creó en el 2017 una ONG, la cual recaudó 400 millones de dólares para promover el asesinato de niños por nacer. gloria tv news


17 de enero de 2018

Francisco honra a activista de aborto holandés con la Medalla Pontificia de Caballería

maestro del engaño

La aprobación de los candidatos para este alto honor debe ser dada por el mismo Papa.

La Orden de San Gregorio Magno fue fundada por el Papa Gregorio XVI en 1831, en honor a su homónimo Papa San Gregorio I..

Se otorga a aquellos que se han distinguido en el servicio público o que han dado apoyo a la Iglesia. Caballeros y damas anteriores incluyen a GK Chesterton, Bob Hope y Alice von Hildebrand.

En un correo electrónico al Catholic Herald, la Sra. Ploumen dijo que estaba “muy honrada” con la medalla pontificia, que se envió a través del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés el mes pasado.

En una entrevista con la radio holandesa, Ploumen dijo que considera el honor como una señal del progresismo del Papa, así como también el reconocimiento por su trabajo en apoyo de los derechos al aborto.

La Sra. Ploumen dijo que el premio se produjo después de mucha inversión personal en contactos con el Vaticano, que definió como “cabildeo”.

“Sí, porque usted sabe, el Vaticano, especialmente bajo papas anteriores, tenía una actitud bastante rígida en lo que respecta a los derechos de las niñas y las mujeres”, dijo.

Como “partidaria radical de los derechos homosexuales”, declara el corresponsal de  Register  Edward Pentin, Ploumen “instó a los homosexuales a interrumpir la misa en una catedral holandesa después de que a un hombre abiertamente homosexual se le negara la Sagrada Comunión” en 2010.

En septiembre pasado, Ploumen también dio un discurso prominente en el Grupo Básico LGBT en las Naciones Unidas.


“Todos los gobiernos estatales son responsables de la integridad de los premios y honores que otorgan a las personas”, dijo Michael Hichborn, del Instituto Lepanto, a Church Militant. Continuó:

Supongamos que el rey Jorge VI le confirió el honor de caballero a Hermann Goering o Joseph Goebbels en una visita diplomática, y luego afirmó que era solo un premio de participación diplomática. No solo sería un insulto masivo para todos aquellos que habían sido nombrados caballeros por razones verdaderamente honorables, sino que daría la apariencia de aprobación a aquellos que recibieran el título de caballeros. Y conferir este honor sin seguir el proceso adecuado de investigación es imprudente y escandaloso.

Se inició una petición  para rescindir el honor pontificio, alegando que debe ser revocado porque Ploumen “es un abortista militante” sin que tuviera ninguna respuesta del Vaticano.

Hichborn señaló: “La Santa Sede debería por lo menos denunciar a Ploumen por su despreciable autopromoción en nombre del honor que se le confiere”, comentó a Church Militant. “Pero más correctamente, la Santa Sede debería solicitar que se devuelva el honor y que Ploumen se disculpe públicamente por aprovecharse del honor papal en nombre de su trabajo pro-aborto”.
Anuncios

Fuerte nevada en el Vaticano derrumba el mito del calentamiento global promovido por Bergoglio

vatican2Científicos veteranos de la NASA advierten a Bergoglio sobre el fraude del calentamiento global

Los científicos dicen que Bergoglio está equivocado sobre ‘cambio climático’ como ‘pecado’ ambiental

El Dr. I. Marko destruyó el mito del calentamiento global

Bergoglio ataca la Santidad de la Iglesia- contorcionistas inmorales entretienen a Bergoglio y a la curia romana-

Como explicó el sacerdote Thomas G. Weinandy, OFM.,  Francisco desafía las cuatro marcas características de la Iglesia católica

Bergoglio desafía la Santidad de la Iglesia.

INMORALIDAD
El 7 de febrero de 2018 en el Salón Pablo VI en el Vaticano con poses inmorales contorcionista semidesnuda entretuvo  al heresiarca Bergoglio.

Profecía de la Virgen en La Salette: “Roma perderá la fe, y se convertirá en la sede del Anticristo”

MUCHOS ABANDONARÁN LA FE y el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande; entre estas personas se encontrarán incluso Obispos.

Bergoglio se ha convertido  en  el centro del estos escándalos públicos que atacan la Santidad de la Iglesia y está  promoviendo las  conductas inmorales propia del paganismo romano.

obscenidades
Contorsionista semidesnudo entreteniendo al heresiarca Bergoglio

 

Capture

Capture.JPG

Ya que las tendencias de la carne llevan al odio a Dios: no se someten a la ley de Dios, ni siquiera pueden;  así, los que están en la carne, no pueden agradar a Dios.— Romanos, 8:7-8

“Para conservarnos castos debemos huir del ocio, las malas compañías, la lectura de libros y diarios malos, la intemperancia, el mirar estampas indecentes, los espectáculos licenciosos, las conversaciones peligrosas y todas las demás ocasiones de pecar'(Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 59-60).

Bergoglio está arrastrando consigo a muchos sacerdotes a la perdición eterna.

Nuestra Señora del Buen Suceso predijo: “El clero secular dejará mucho que desear porque los sacerdotes se habrán descuidados en sus deberes sagrados. Al carecer de la brújula divina, van a desviarse del camino trazado por Dios para el ministerio sacerdotal, y se apegarán a los placeres y las riquezas, que ellos indebidamente se esforzaran por alcanzar. La Iglesia sufrirá durante esta noche oscura! Al carecer de un Pastor y un Padre (Falta de un VERDADERO Papa) para guiarlos … muchos sacerdotes perderán su espíritu, poniendo sus almas en gran peligro. “Las pobres almas sacerdotales que quedarán para defender la Iglesia sufriría mucho.”

Profecía  de San Francisco de Asís: En el momento de esta tribulación un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al Pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte.

La santidad de vida se llevará a cabo en medio de burlas, proferidas incluso por aquellos que la profesarán hacia el exterior, pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor.

Profecía de la Virgen en La Salette…el demonio usará toda su malicia para introducir en las órdenes religiosas a personas entregadas al pecado, pues los desórdenes y el amor de los placeres carnales se extenderán por toda la Tierra

Capture

 1 Juan 2:15 No améis al mundo ni lo que hay en el mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 

 

bergoglio promotor de actos impudicos

Advertencia de Santa Hildegarda, Doctora de la Iglesia sobre el hijo de perdición: el Hombre del Pecado estará totalmente lleno de pecados, será reconocido como el Hijo de la Perdición más cruel, ya que será inmoral en todo y les enseñará a los hombres cosas contrarias a Dios [ ; ] será hostil a todos los que adoran Dios y se pondrá por encima de todas las criaturas, denominándose Dios y ordenando ser adorado como Dios”
El Anticristo emboscará sus doctrinas en el deseo sexual; afirmará que la impureza y delitos parecidos no son pecados [ … ] el desgraciado Hijo de la Perdición engañará a los hombres, enseñándoles a vivir según el gusto ardiente de la carne y a consentir en todo deseo carnal.”

“En realidad el Anticristo, poseído por el diablo, cuando abra su boca para su perversa enseñanza destruirá todo lo que Dios había establecido en la Ley Antigua y en la Nueva, y afirmará que el incesto, la fornicación, el adulterio y otros tales no son pecado.”


Noticias relacionadas:

Francisco llamó “hombre” a una mujer -lesbiana- que se mutiló los senos, utiliza hormonas masculina y viste de hombre y llamó a su pareja homosexual ‘casada’

Bergoglio promueve el cambio de sexo y la ideología de género de homosexuales travestis prostitutos y le hace proselitismo a una ONG gay que funciona en un monasterio católico de Neuquén-Argentina.

JPII siempre se arrodillaba frente al Santísimo, a pesar de su artrosis de rodilla, fractura de cadera y Parkinson Bergoglio, NO!

pope-john-paul-communion

 

es.news Juan Pablo II (+2005) se arrodillaba siempre frente al Santísimo Sacramento “a pesar de estar exhausto y sin fuerzas”, destaca el cardenal Robert Sarah en el prefacio para el libro italiano La distribuzione della communione sulla mano. Profili storici, giuridici e pastorali [La distribución de la Comunión en la mano, Perfiles históricos, jurídicos y pastorales].

 

Al final de su vida Juan Pablo II no podía arrodillarse ni pararse solo: “Necesitaba a otros para inclinarse y para levantarse”.

Esto está en agudo contraste con el papa Francisco, quien solo se arrodilla cuando trata con refugiados musulmanes frente a las cámaras de TV, pero nunca se arrodilla frente a la Custodia [del Santísimo].gloria tv news

bergoglio-se-rebela-contra-Dios

Carta abierta de Lucrecia Rego de Planas a Bergoglio: “….Cuando te conocí por primera vez, siendo el cardenal Bergoglio, y durante esas convivencias cercanas, me llamaba la atención y me desconcertaba que nunca hacías las cosas como los demás cardenales y obispos. Por poner algunos ejemplos: eras el único entre ellos que no hacía la genuflexión frente al sagrario ni durante la Consagración; si todos los obispos se presentaban con su sotana o traje talar, porque así lo requerían las normas de la reunión, tú te presentabas con traje de calle y alzacuellos. Si todos se sentaban en los lugares reservados para los obispos y cardenales, tú dejabas vacío el sitio del cardenal Bergoglio y te sentabas hasta atrás, diciendo “aquí estoy bien, así me siento más a gusto”.

bergoglio adorando a la criatura


El Papa Juan Pablo II se cayó en 1994 sufriendo una rotura de la cabeza del fémur que requirió la implantación de una prótesis de cadera y a pesar de  sufrir de fuertes dolores por una artrosis de rodilla y  sufrir de Parkinson  siempre se arrodillaba delante del Santísimo.

juan pablo 2 gravemente enfermo y arrodillado frente al santisimo
Esta foto muestra al Papa Juan Pablo II cuando la enfermedad le impedía oficiar la Santa Misa espera arrodillado que le lleven la Sagrada Eucaristía.

En Colombia Bergoglio tampoco se arrodilló delante del Santísimo.

Bergoglio se niega a rendirle culto de adoración a Dios

 


Padre Weinandy: Francisco desafía las cuatro marcas características de la Iglesia católica

Con esta falsa misericordia se destruye la Iglesia

destructor de la iglesia bergoglio

Sandro Magister  24 de Febrero 2018

EL DESAFÍO CONTEMPORÁNEO A LA IGLESIA Y A LA EUCARISTÍA

por Thomas G. Weinandy

Es cierto que la Iglesia posterior al Concilio Vaticano II estuvo llena de divisiones, con disputas sobre la doctrina, la moral y la liturgia. Estos desacuerdos todavía continúan. Sin embargo, en ningún momento durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI hubo dudas sobre lo que la Iglesia enseña respecto a su doctrina, su moral y la práctica litúrgica. […] Ese no es el caso, en muchas formas significativas, en el actual pontificado del papa Francisco.

cisma separacion de la cabra de las ovejas

Desafío a la unidad de la Iglesia

[…] A veces parecería que el papa Francisco se identifica no como el promotor de la unidad, sino como el agente de división. Su filosofía práctica, si es una filosofía intencional, parece consistir en la creencia que un bien unificador mayor emergerá de la actual algarabía de opiniones divergentes y de la confusión de las divisiones resultantes.

Mi preocupación aquí es que esa aproximación, incluso si no fuese intencional, golpea en la verdadera esencia del ministerio petrino tal como lo entendió Jesús y como ha sido continuamente entendido por la Iglesia. El sucesor de san Pedro, a causa de la verdadera naturaleza del oficio, ha de ser, literalmente, la personificación personal y, en consecuencia, el signo consumado de la comunión eclesial de la Iglesia, y de ese modo el principal defensor y promotor de la comunión eclesial de la Iglesia. […] Al parecer, al alentar la división doctrinal y la discordia moral en el interior de la Iglesia el actual pontificado ha transgredido la marca fundacional de la Iglesia: su unicidad. ¿Pero cómo se manifiesta esta ofensa contra la unidad de la Iglesia? Lo hace desestabilizando los otros tres atributos de la Iglesia.

“soy el obispo de Roma y el Papa de la catolicidad. He decidido como primera cosa nombrar a un grupo de ocho cardenales que constituyan mi consejo. No cortesanos sino personas sabias y animadas por mis mismos sentimientos. Este es el inicio de esa Iglesia con una organización no vertical sino horizontal” (Francisco a Eugenio Scalfari, fundador del diario La Repubblica).


Desafío a la apostolicidad de la Iglesia

En primer lugar, se está socavando la naturaleza apostólica de la Iglesia. Tal como ha sido advertido por teólogos y obispos, y más frecuentemente por el laicado (que posee el “sensus fidelium”), la enseñanza del actual pontífice no se destaca por su claridad. […] Como se ve en “Amoris Laetitia”, re-concebir y expresar en una forma nueva la anterior y clara enseñanza apostólica y la tradición magisterial en una forma aparentemente ambigua, así como dejar confusión y perplejidad en el interior de la comunidad eclesial, es contradecir sus propias tareas como sucesor de Pedro y transgredir la confianza de sus compañeros obispos, al igual que la de los sacerdotes y de todos los fieles.

Ignacio [de Antioquía] se espantaría de tal situación. Si, para él, la enseñanza herética expuesta por los que sólo están lábilmente asociados con la Iglesia es destructiva para la unidad de la Iglesia, mucho más devastadora es la enseñanza ambigua cuando es formulada por un obispo que tiene el encargo divino de asegurar la unidad eclesial. […]

Además, […] aparentar que se sanciona una interpretación doctrinal o moral que contraviene lo que ha sido la enseñanza apostólica recibida y la tradición magisterial de la Iglesia – tal como fue definida dogmáticamente por los Concilios y enseñada doctrinalmente por los Papas anteriores y los obispos en comunión con él, tal como fue aceptada y creída por los fieles, no puede ser propuesta como enseñanza magisterial. […] En cuestiones de fe y moral la enseñanza de un Papa vivo no tiene en absoluto precedencia sobre la enseñanza magisterial de los pontífices anteriores o la tradición doctrinal magisterial establecida. […] Esa enseñanza ambigua del papa Francisco parece a veces caer fuera de la enseñanza magisterial de la histórica comunidad eclesial apostólica provoca entonces gran preocupación, pues esto, como se dijo antes, promueve la división y la desarmonía más que unidad y paz en el interior de la única Iglesia apostólica. […]

Bergoglio cismatico destructor de la Iglesia

Desafío a la catolicidad de la Iglesia

En segundo lugar, […] la universalidad de la Iglesia se manifiesta visiblemente en que todas las Iglesias particulares están mutuamente vinculadas, a través del Colegio de los obispos en comunión con el Papa, mediante la profesión de la misma fe apostólica y mediante la predicación del único Evangelio universal a toda la humanidad. […] Este atributo de la unicidad católica está también desafiado actualmente.

La adhesión del papa Francisco al concepto de sinodalidad ha sido muy promocionada: el otorgamiento a las Iglesias geográficas locales de más libertad auto-determinada. […] Pero tan visualizada por el papa Francisco y promovida por otros, esta noción de sinodalidad, en vez de asegurar la unicidad universal de la Iglesia Católica – una comunión eclesial compuesta de múltiples Iglesias particulares -, ahora es empleada para socavar y así sancionar divisiones dentro de la Iglesia. […]

Actualmente somos testigos de la desintegración de la catolicidad de la Iglesia, por Iglesias locales, tanto a nivel diocesano como a nivel nacional, que con frecuencia están interpretando normas doctrinales y preceptos morales en varias formas conflictivas y contradictorias. […]  El atributo de la unicidad de la Iglesia, una unidad que el Papa está divinamente mandado a proteger y suscitar, está perdiendo su integridad porque sus atributos de catolicidad y apostolicidad han caído en un desorden doctrinal y moral, una anarquía teológica que el Papa mismo, quizás inconscientemente, ha comenzado al abogar por una concepción defectuosa de la sinodalidad. […]

Desafío a la santidad de la Iglesia

En tercer lugar, esto nos lleva al cuarto atributo de la Iglesia: su santidad. Este atributo está igualmente bajo asedio, más especialmente, pero no sorprendentemente, con relación a la Eucaristía. […]

Francisco: “Todos los divorciados que lo pidan serán admitidos” a los sacramentos

Francisco: La mayoría de los matrimonios católicos son nulos, algunas cohabitaciones son matrimonio real

Para participar plenamente en la Eucaristía de Cristo, […] se deben personalizar los cuatro atributos de la Iglesia, porque solo obrando así se está en comunión plena con la Iglesia para recibir la Comunión – el cuerpo elevado y la sangre de Jesús, la fuente y culminación de la unión de uno con el Padre en el Espíritu Santo. […]

La primera cuestión […] pertenece específicamente a la santidad. Si bien se debe profesar la única fe apostólica de la Iglesia, la fe misma es insuficiente para recibir a Cristo en la Eucaristía. Referenciándose en el [Concilio] Vaticano II, Juan Pablo II afirma que “es preciso perseverar en la gracia santificante y en la caridad, permaneciendo en el seno de la Iglesia con el ‘cuerpo’ y con el ‘corazón’” (Ecclesia de Eucharistia, n. 36). A comienzos del siglo II d. C., Ignacio [de Antioquía] planteó este mismo punto: que sólo se puede recibir la Comunión “en estado de gracia” (Ad. Eph., n. 20). En consecuencia, de acuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católica y el Concilio de Trento, Juan Pablo II confirma: “Deseo, por tanto, reiterar que está vigente, y lo estará siempre en la Iglesia, la norma por la cual el Concilio de Trento ha concretado la severa exhortación del apóstol Pablo, al afirmar que, para recibir dignamente la Eucaristía, ‘debe preceder la confesión de los pecados, cuando uno es consciente de pecado mortal’” (ibid.). De acuerdo con la doctrina tradicional de la Iglesia, Juan Pablo II insiste entonces que el sacramento de la Reconciliación es “necesario para acercarse a la plena participación en el Sacrificio eucarístico” cuando el cristiano tiene conciencia de un pecado grave. Si bien él reconoce que sólo la persona puede juzgar en conciencia su estado de gracia, él asevera que “en los casos de un comportamiento externo grave, abierta y establemente contrario a la norma moral, la Iglesia, en su cuidado pastoral por el buen orden comunitario y por respeto al Sacramento, no puede mostrarse indiferente” (ibid.). Juan Pablo II intensifica su admonición citando el Derecho Canónico. Donde hay “una manifiesta indisposición moral”, es decir, según el Derecho Canónico, cuando las personas “obstinadamente persisten en un manifiesto pecado grave”, entonces “no se permite la admisión a la comunión eucarística” (ibid.).

Aquí percibimos el desafío actual a la santidad de la Iglesia y específicamente a la santidad de la Eucaristía. La cuestión de si las parejas católicas divorciadas y vueltas a casar, que participan en acciones maritales, pueden recibir la Comunión, gira en torno a la verdadera cuestión de “un comportamiento externo grave, abierta y establemente contrario a la norma moral” y, en consecuencia, si ellas poseen “una manifiesta indisposición moral” para recibir la Comunión.

El papa Francisco insiste correctamente que tales parejas deben ser acompañadas y entonces ayudadas para formar apropiadamente sus conciencias. Concedido que hay casos maritales extraordinarios en los que se puede discernir correctamente que un matrimonio anterior fue sacramentalmente inválido, aun cuando no se puede obtener evidencia para una nulidad, se permite entonces a una pareja recibir la Comunión. Sin embargo, la ambigua manera en la que el papa Francisco propone este acompañamiento pastoral permite que se desarrolle una situación pastoral en la que la práctica común permitirá rápidamente que casi todas las parejas divorciadas y vueltas a casar se juzguen libres para recibir la Santa Comunión.

El Papa Pío XII condenó la “moral de situación”de Amoris Laetitia y la falsa misericordia kasper-bergogliana.

Esta situación pastoral se desarrollará porque mandamientos morales negativos, tales como “no cometerás adulterio”, ya no se los reconoce más como normas morales absolutas que nunca pueden ser infringidas, sino como ideales morales, como metas que pueden ser alcanzadas durante un período de tiempo o que nunca pueden ser realizadas en la vida de alguien. En este período intermedio indefinido, con la bendición de la Iglesia, las personas pueden continuar esforzándose todo lo que ellas son capaces de hacerlo, vivir vidas “santas” y así recibir la Comunión. Esa práctica pastoral tiene múltiples consecuencias perjudiciales doctrinales y morales.

Primero, permitir que reciban la Comunión los que están objetivamente en pecado grave manifiesto es un ataque público abierto a la santidad de lo que Juan Pablo II llama “el Santísimo Sacramento”. El pecado grave, por su verdadera naturaleza, tal como atestiguan Ignacio de Antioquía, el Concilio Vaticano II y Juan Pablo II, priva a uno de la santidad, porque el Espíritu Santo no habita más en una persona, en consecuencia, hace a la persona incapaz de recibir la Santa Comunión. Pues recibir la Comunión en ese estado literalmente desgraciado constituye una mentira, pues al recibir el sacramento se está aseverando que se está en comunión con Cristo, cuando en realidad no es así.

Del mismo modo, tal práctica es también una ofensa contra la santidad de la Iglesia. Sí, la Iglesia está compuesta por santos y pecadores, pero los que pecan, que son todos, deben ser pecadores-arrepentidos, específicamente del pecado grave, si ellos han de participar plenamente en la liturgia eucarística y así recibir los santísimos cuerpos y sangre de Jesús exaltados. Una persona que está en pecado grave puede todavía ser un miembro de la Iglesia, pero como pecador-grave esa persona no participa más en la santidad de la Iglesia como uno de los fieles santos. Recibir la Comunión en ese estado no santo es, nuevamente, representar una mentira porque en esa recepción se está intentando testimoniar públicamente que uno es un miembro agraciado y viviente de la comunidad eclesial cuando no lo es.

Segundo, y puede ser más importante, permitir recibir la Comunión a los que persisten en pecado grave manifiesto, aparentemente como un acto de misericordia, es empequeñecer el mal condenatorio del pecado grave y difamar la magnitud y el poder del Espíritu Santo. Esa práctica pastoral está reconociendo implícitamente que el pecado continúa gobernando la humanidad a pesar de la obra redentora de Jesús y su unción del Espíritu Santo sobre todos los que creen y son bautizados. Jesús en realidad no es el Salvador y Señor, sino que más bien Satanás sigue reinando.

Además, aprobar a personas en pecado grave no es de ninguna manera un acto benevolente o amoroso, pues se está avalando un estado en el que podrían ser eternamente condenados, es decir, se estaría amenazando su salvación. De igual manera, a su vez, también se está insultando a esos pecadores-graves, pues se está sutilmente diciéndoles que son tan pecadores que ni siquiera el Espíritu Santo es lo suficientemente poderoso para ayudarles a cambiar sus formas pecaminosas y hacerlos santos. En esencia, son in-salvables. Aunque en realidad, lo que en definitiva se está ofreciendo es la admisión que la Iglesia de Jesucristo no es realmente santa y por eso es incapaz de santificar verdaderamente a sus miembros.

Por último, el escándalo es la consecuencia pastoral pública de permitir que reciban la Santa Comunión las personas en pecado grave manifiesto y no arrepentidas. No es simplemente que los fieles miembros de la comunidad eucarística estarán consternados y posiblemente contrariados, sino más importante aún, ellos serán tentados para pensar que también pueden pecar gravemente y continuar en buena situación con la Iglesia. ¿Por qué intentar vivir una vida santa, incluso una vida virtuosa heroica, cuando la Iglesia misma parece no exigir ese tipo de vida, o incluso de alentar esa vida? Aquí la Iglesia se convierte en una parodia de sí misma y esa farsa no engendra más que desprecio y desdén en el mundo, y burla y cinismo entre los fieles, o a lo sumo, una esperanza contra esperanza entre los más pequeños.


“…pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor”

– Profecía de San Francisco de Asís

Noticias relacionadas:

Kasper: Amoris Laetitia Si permite la comunión sacramental a los divorciados vueltos a Casar. Y Punto.

Francisco ‘guió nuestro trabajo’ para permitir transexuales y gays en los colegios católicos.

Ferrara: “El Bergoglianismo consiste en aceptar el adulterio, la sodomía y el aborto en la Iglesia”