El activista gay Heiner Koch elegido por Bergoglio sigue pervirtiendo la diócesis de Berlín

 

Capture

es.news Según el arzobispo de Berlín, Heiner Koch, la Iglesia no puede seguir sin evaluar el “amor” y la “confiabilidad” de los homosexuales.

Al escribir en la edición de abril del mensuario alemán Herder Korrespondenz, Koch llama a la “experiencia” y la “sabiduría” de los homosexuales una “riqueza” para la Iglesia.

Koch tiene un historial de declaraciones pro-homosexuales y es un promotor de la inmigración masiva.gloria tv news

En 2015 Bergoglio lo promovió nombrándolo arzobispo de Berlín a pesar de ser un reconocido activista que trabaja para el lobby Gay.

El Magisterio de la Iglesia católica decreta

3. Privación ipso facto de todo oficio eclesiástico por herejía
5. Excomunión ipso facto para los que favorezcan a herejes
6. Nulidad de todas las promociones o elevaciones de desviados en la Fe.
7. Los fieles no deben obedecer sino evitar a los desviados en la Fe.


Anuncios

Teólogo criticado por el Papa Benedicto tuvo una enorme influencia en Amoris Laetitia

Capture

27 de marzo de 2018 LifeSiteNews

El teólogo criticado por el papa emérito Benedicto en su reciente carta al secretario de comunicaciones del Vaticano que causó polémica, influenció ostensiblemente la teología del matrimonio del Papa Francisco.

El teólogo alemán Peter Hünermann, (imagen) de 89 años, fue mencionado por su nombre en la carta de Benedicto, que trataba sobre el tema de una serie de 11 volúmenes sobre la teología del Papa Francisco que Benedicto no quiso leer. El Papa Emérito se sorprendió de que se le hubiera pedido a Hünermann que escribiera un volumen. Esta sección de la carta fue originalmente omitida al público por el Vaticano.

Hünermann había liderado “iniciativas antipapales”, declaró Benedicto en su carta, y “atacó virulentamente la autoridad magisterial del Papa [Juan Pablo II], especialmente en cuestiones de teología moral”.

“Además, la ‘Europäische Theologengesellschaft’ [Sociedad Europea de Teología Católica], que fundó, fue inicialmente concebida por él como una organización en oposición al magisterio papal. Más tarde, el sentido eclesial de muchos teólogos bloqueó esta orientación, convirtiendo a esa organización en un instrumento normal de encuentro entre teólogos “, agregó Benedicto.

Hünermann reveló en una entrevista de 2016 con Commonweal su conexión e influencia sobre el Papa Francisco.

La relación del teólogo con Jorge Bergoglio se remonta a 1968. En la misma entrevista, Hünermann mencionó una reunión privada con el Papa en mayo de 2015 que, en palabras del entrevistador, “influyó en la Exhortación Apostólica” Amoris Laetitia.

Kaplan escribió que, Hünermann, en gran parte inadvertido para el mundo de habla inglesa, “ejerció un impacto sísmico teológico que se extiende hasta la muy debatida Exhortación Apostólica de Francisco Amoris laetitia”.

“Es el trabajo de Hünermann el que ha ayudado a proporcionar una justificación teológica a la insistencia [de Francisco] de que el sacramento del matrimonio se entienda en términos menos legalistas”, escribió Kaplan.

“Según Hünermann, ciertas reflexiones medievales sobre la teología del matrimonio reconocían que no todos los matrimonios sacramentales eran indisolubles en la forma en que la indisolubilidad llegó a entenderse en el período moderno”.

Hünermann dijo que algunas “situaciones” hacen que sea “imposible” que ciertos matrimonios “continúen”.

“Pero si la indisolubilidad se refiere a la naturaleza del matrimonio, está bastante claro que [debido a un fracaso de la cooperación humana] puede colapsar. Pueden surgir situaciones en las que es imposible continuar con el matrimonio. Si hay niños y así sucesivamente, uno tiene que lidiar con la situación individual e intentar encontrar una solución pastoral “, dijo a Commonweal.

Le gustaría ver a la Iglesia reclamar este entendimiento.

Hünermann es graduado y profesor emérito de la Universidad de Tübingen en Alemania, a la que están asociados los nombres más famosos de Hans Kung, Walter Kasper y Joseph Ratzinger.

Como seminarista en la década de 1950, Hünermann estaba fascinado por Kant, Heidegger y Hegel y complementó sus estudios de filosofía neoescolástica con sus obras. Cuando comenzó a estudiar teología, se concentró en las primeras figuras de la “Escuela de Tubinga”, admirando su enfoque de los problemas en la teología moderna. Más tarde estudió en Friburgo con Bernhald Welte, un compañero devoto de Heidegger, quien se convirtió en su mentor.

Hünermann en Argentina

Según Hünermann, como se informó en Commonweal, muchos latinoamericanos estudiaron en Freiburg en la década de 1960, por lo que Welte fue invitado a dar conferencias en Chile y Argentina. Cuando él regresó, dijo que los teólogos alemanes deberían tener más influencia en América Latina.

“Es importante que vayamos allí para equilibrar no solo la neoescolástica, sino también el pensamiento positivista que se filtró desde los Estados Unidos”, le dijo Hunermann a Kaplan.

Por lo tanto, los teólogos alemanes establecieron un programa de intercambio. Hünermann aprendió español y se fue a Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santiago y Valparaíso para enseñar. El programa todavía existe en toda Sudamérica. En 1968, Hünermann conoció a Jorge Bergoglio, el futuro Papa Francisco.

“Solía quedarme en la residencia del seminario de los jesuitas cuando enseñaba en Buenos Aires”, le dijo el alemán a Kaplan. [El padre Bergoglio] dirigió el noviciado y más tarde se convirtió en provincial. Durante este período lo vi casi una vez al año. Él manifestó una cierta distancia espiritual, que me impactó “.

El padre Bergoglio, a quien Hunermann creía que compartía su propia antipatía por el dictador argentino Perón, causó tanta impresión en el académico alemán que en 2005 este último dijo que esperaba que el primero fuera elegido Papa. Cuando el cardenal Bergoglio fue elegido Papa ocho años más tarde en 2013, los colegas latinoamericanos de Hünermann tenían conexiones internas para establecer una reunión entre el teólogo y el nuevo Papa.

Casti Connubii ‘demasiado estrecha’

Hünermann envió a Francis un artículo sobre su propia teología del matrimonio, aparentemente a instancias de Francis, informó Commonweal.

Incluía su aguda crítica de la encíclica papal más importante sobre el matrimonio del período preconciliar, Casti connubii (1930). El documento, promulgado por el Papa Pío XI, fue una respuesta directa a la Conferencia anglicana de Lambeth que utilizó el argumento de “casos” difíciles para “limitar o evitar la paternidad” por “control de la anticoncepción”.

El Papa Pío XI arremetió contra la decisión, describiéndola como “apartarse abiertamente de la tradición cristiana ininterrumpida” por “otra doctrina” que constituye “ruina moral”. Mantuvo la enseñanza católica contra frustrar el final natural del acto sexual, escribiendo: “cualquier uso del matrimonio ejercido de tal manera que el acto sea deliberadamente frustrado en su poder natural de generar vida es una ofensa contra la ley de Dios y de la naturaleza, y aquellos que se entregan a ellos son marcados con la culpa de un pecado grave.

“Hünermann le dijo a Commonweal que la encíclica se basaba en el trabajo de un teólogo moral jesuita llamado Franz Hürth, uno de los profesores de Hünermann en Roma. Pero el ex alumno fue crítico con el trabajo de su maestro. “El punto de vista de Hürth vino del derecho canónico y la teología moral, y no fue informado por la teología sistemática. El resultado fue una comprensión limitada de lo que significaba para un sacramento ser un sacramento “, dijo Hünermann. “El documento (Casti connubii) fue demasiado estrecho desde el comienzo y no podía abordar satisfactoriamente las complejidades de la situación que enfrentamos hoy”.

El Dr. Christian Brugger, autor de La indisolubilidad del matrimonio y el Concilio de Trento, dijo a LifeSiteNews que Hünermann “malinterpreta” la enseñanza doctrinal sobre la naturaleza del matrimonio.

“No es Casti Connubii, sino Peter Hünermann quien malinterpreta las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre la indisolubilidad del matrimonio”, dijo Brugger. “La Iglesia Católica ha enseñado desde los tiempos de los apóstoles que los matrimonios cristianos consumados son absolutamente indisolubles”. “Por lo tanto no puede haber una separación del vínculo, entonces, no puede, -no, no debe-, sino NO PUEDE. Por lo tanto, las soluciones pastorales que sugieren que puede haberlo son contrarias a la fe y la moral católicas “, dijo.

En otra parte de la entrevista de Commonweal Hünermann, cuando se le preguntó sobre la posibilidad de mujeres diáconas en la Iglesia romana, respondió que el tema ha sido “de gran importancia para mí durante más de cuarenta años”. “Creo que el diaconado de las mujeres sería un gran paso hacia la integración de las mujeres sacramentalmente, en el servicio que ya hacen “, dijo.

 


La Carta del Papa Benedicto se opone a Amoris Laetitia

Bergoglianismo: un esfuerzo para reescribir la Ley Divina

En su homilía del Domingo de Ramos , Su humildad sucumbió una vez más a la tentación de usar la ocasión para insultar a los fieles católicos, es decir, a los que se oponen a su programa de destrucción, tanto laicos como consagrados, – con el pretexto de predicar sobre cosas santas.

O se ha engañado a sí mismo para creer que no somos lo suficientemente inteligentes como para reconocer su acto, o que estamos tan enamorados de él mismo que simplemente no le importa.

Ostensiblemente en referencia a las multitudes que dieron la bienvenida a Jesús en Jerusalén, Francisco comentó:

Toda esta alegría y elogio es una fuente de inquietud, escándalo y malestar para aquellos que se consideran justos y “fieles” a la ley y sus preceptos rituales. Una alegría insoportable para aquellos que se endurecen contra el dolor, el sufrimiento y la miseria. Muchos de ellos piensan para sí mismos: “¡Personas tan maleducadas!” Una alegría intolerable para aquellos que han olvidado las muchas oportunidades que ellos mismos tuvieron. ¡Qué difícil es para los que se sienten cómodos y los que se creen a sí mismos en sí mismos, comprender la alegría y la celebración de la misericordia de Dios! Qué difícil es para aquellos que solo confían en sí mismos y menosprecian a los demás, compartir esta alegría.

Aquellos que creen que Francisco estaba hablando de los fariseos descritos en la lectura del Evangelio son ingenuos o ignorantes, o ambos.

En cualquier caso, no puede haber ninguna duda de que la Brigada Bergogliana, hombres como Walter Kasper, Vincenzo Paglia y Rheinhard Marx, sabían de inmediato quién tenía en mente Francisco y tal vez incluso se tomaron un momento para mirar al cielo y declarar: “Señor, te doy gracias porque no soy como el resto de los hombres … “

Usted verá, en el mundo de los Bergoglianos, “la ley” y los “preceptos” de los santurrones no son los del Antiguo Pacto y del Sanedrín, es la Ley Divina tal como se expresa en las doctrinas y prácticas pastorales de la Santa Iglesia Católica y los fieles que las defienden.

¿Cómo sabemos que este es el caso?

Francisco nos lo dijo claramente en las páginas de Amoris Laetitia, donde aboga en nombre de aquellos que no pueden “llevar a cabo plenamente las demandas objetivas de la ley”, como si Dios mismo fuera injusto. (cf AL 295)

Incluso pasó a equiparar la Ley Divina con un arma, diciendo:

Un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran piedras que se lanzan sobre la vida de las personas. (AL 305)

¿Cómo puede ser que este hombre, a quien gran parte del mundo considera como el Papa, pueda equiparar la ley moral a un instrumento de muerte?

Simple: como he escrito en este espacio muchas veces, aparentemente no cree realmente en la Divinidad de Jesucristo.

Como atestiguan las palabras inolvidables del Cardenal Pacelli, Nuestra Señora de Fátima nos advirtió que llegará un momento en que el elemento humano en la Iglesia será tentado a creer que el hombre se ha convertido en Dios , el corolario de que el ser Jesucristo no es más que un hombre .

Ese momento ha llegado.

Verá, si uno no tiene dudas de que Jesucristo es Dios, y que vino de Arriba, entonces se entiende que la Ley Divina tal como se expresa en las doctrinas y prácticas de la Iglesia que habla en Su nombre no solo es liberadora y dadora de vida ; ellas no son negociables

¿Por qué?

¡Porque estamos hablando de los mandamientos de Cristo Rey!

Si, por otro lado, uno alberga serias dudas en cuanto a la Divinidad de Cristo, entonces uno se siente tentado de ver los decretos de la Iglesia que hablan en Su nombre como provenientes no de Dios sino de un hombre. En ese caso, uno puede creer que están sujetos a cambios en manos de otros meros hombres.

Además, si uno cree que el hombre se ha convertido en Dios, y Francisco nos ha dado muchas razones para creer que lo hace, entonces se supone que el hombre está a la par con lo divino, y la Ley Divina misma está sujeta a ser reescrita por meros hombres de acuerdo con las “circunstancias concretas” de la actualidad.

Este es el programa Bergogliano en pocas palabras: es un esfuerzo por reescribir la Ley Divina.

Al haber aprendido bastante bien el enfoque de los políticos impíos, en el proceso de atraer a las masas para que lo siguieran, Francisco y Cía. Decidieron que la “Ley Divina” debía ser renombrada; es decir, debe ser referido de una manera que no suene tan inmutable:

Por eso, ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante. Los límites no tienen que ver solamente con un eventual desconocimiento de la norma. Un sujeto, aun conociendo bien la norma, puede tener una gran dificultad para comprender «los valores inherentes a la norma» o puede estar en condiciones concretas que no le permiten obrar de manera diferente y tomar otras decisiones sin una nueva culpa. Como bien expresaron los Padres sinodales, «puede haber factores que limitan la capacidad de decisión»[ AL 301]

 

¿Ves lo que hizo ahí?

La Ley Divina contra el adulterio y la fornicación (también rebautizada como “situaciones irregulares”) no es más que “una regla”.

Y todos sabemos para qué están hechas las reglas; al menos hasta el momento en que sean reescritas.