La homoherejía nace de las herejías bergoglianas

The American Catholic

  Guy McClung

Si los matemáticos reinantes en las mejores universidades afirman que 2+2=5, y los mejores científicos del mundo proponen que el hielo es ahora más pesado que el agua, entonces, lógica e inevitablemente, seguirán todo tipo de mentiras adicionales. Otros matemáticos proclamarán 2+2+2+2+2=15, y otros científicos propondrán la teoría de que los casquetes polares se hundirán.

Y así es con las nuevas herejías que ya han sido anunciadas, y más que seguirán inevitablemente como el engendro maligno de las herejías bergolgianas. Esto ahora incluye la homoherejía.


Herejías del bergoglianismo
Como tantas herejías infernales a lo largo de la historia, el bergolgianismo lleva el nombre de su autor, Jorge Bergoglio. Un número sustancial de las herejías incluidas en el bergoglianismo se basan en los principios básicos de su exhortación, Amoris Laetitia .. Estos incluyen:

1. No hay pecado mortal, es decir, no hay pecado tan grave que cuando el pecador no se arrepiente resulte en la pérdida eterna de la gracia santificante; 2. Esto es cierto incluso para aquellos conscientes de las exigencias de la ley divina; 3. La gracia divina no hace evitables todos los pecados mortales; 4. Las circunstancias de una situación pueden apartarnos de las exigencias de la ley divina; 5. Dependiendo de la situación y sus circunstancias, Dios a veces quiere que una persona peque; y 6. Para aquellos que Dios juzga y que luego son enviados al infierno, el infierno no es eterno, el fuego no es eterno; y nadie es condenado para siempre. [ver, además de las numerosas citas textuales de declaraciones públicas de Jorge Bergoglio, estas secciones de su exhortación Amoris Laetitia– 296, 297, 300-303 y 305]. Implícito en las proclamas del bergolgianismo está que Dios Padre, Jesucristo y el Espíritu Santo cometieron errores, errores corregidos por Jorge Bergoglio.

La HomoHerejía- ¡No es sorpresa!
La homoherejía es esta: en ciertas situaciones, los hombres y las mujeres pueden involucrarse voluntaria e intencionalmente en acciones homosexuales y no solo estas acciones no son pecaminosas, sino que son actos de virtud amorosa. En estas situaciones, esta es la voluntad de Dios para ellos. Plenamente conscientes de lo que están haciendo, pueden continuar en su pecado, incluso públicamente, y ser admitidos a todos los sacramentos de la Iglesia. Dios los hizo de esta manera. No importa cuál sea la situación o las circunstancias, ninguna de estas personas será condenada para siempre por participar en estas acciones. “Estas personas” pueden incluir personas casadas que hayan sido ordenadas sacerdotes, obispos y cardenales.


Claramente, el bergoglianismo es el padre malvado de esta herejía. Recientes declaraciones de homoherejía por parte de funcionarios del Vaticano y de obispos en varios países dejan en claro que esta herejía es una reafirmación específica de las herejías bergoglianas.

yayo grassi james martin

El Vaticano
Muy recientemente, la Pontificia Comisión Bíblica ha publicado un libro titulado ¿Qué es el hombre? Un Itinerario de Antropología Bíblica. En este libro, la verdadera enseñanza de la Iglesia sobre las acciones homosexuales tiene una voz mínima, mientras que el texto se concentra en las denigraciones de las enseñanzas de la Iglesia establecidas que las catalogan como «arcaicas», «históricamente condicionadas», «obsoletas» y deficientes por no evidenciar una «nueva»  y una comprensión más adecuada de la persona humana”.

Hay poca o ninguna referencia a eruditos y trabajos bien fundamentados en el conocimiento científico actual y aceptado y la discusión filosófica que está de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia y  contrarias a la presentación de la homoherejía. En términos de doctrina, tradición y enseñanza de la Iglesia, este libro brinda una plataforma para errores graves y generalizados, pero no los condena explícitamente.

Alemania-otra vez
Algunos obispos alemanes también han proclamado recientemente la homoherejía. El presidente de la Comisión de Matrimonio y Familia de la conferencia episcopal alemana ya ha hecho público el hecho de que los obispos alemanes están de acuerdo y ahora enseñan como pastores de los fieles que la homosexualidad es una “forma normal” de la identidad sexual humana.

Estos obispos han anunciado un próximo estudio sobre este tema: “La sexualidad del hombre: ¿cómo se debe discutir científicamente y teológicamente y juzgarla eclesiásticamente?” Una agencia de noticias informó que su objetivo es “Evaluar recientemente la doctrina católica sobre la homosexualidad”. Está claro que las conclusiones a las que se llegará al final del “Proceso Sinodal” de dos años de la jerarquía alemana para abordar tales cuestiones ya han sido escritas.

Tanto el Vaticano como los obispos alemanes están proclamando la homoherejía, introduciéndola en el discurso público bajo la tapadera de lo que alegan que la ciencia actual establece sobre una comprensión mejor y más suficiente de la persona humana. Los homoherejes concluyen que esta comprensión científica correcta exige una corrección requerida de la opinión de que Dios valora solo las uniones heterosexuales; y que la verdadera doctrina, tal como la han descubierto y como seguramente Dios quiso desde el tiempo de Adán y Eva, incluye el valor irrefutable e intrínseco de las uniones homosexuales y la aceptación dogmática de la homosexualidad como una expresión digna de la intención de Dios acerca de lo que significa ser humano.

No hay duda de que la homoherejía encuentra sus fundamentos en las herejías bergoglianas. El arzobispo alemán Koch ha declarado que estos “desarrollos” de la doctrina con respecto a sus descubrimientos de la voluntad de Dios han sido posibles y energizados por las enseñanzas de Amoris Laetitia. Al declarar que la enseñanza anterior de la Iglesia no está “ actualizada”, los obispos alemanes han afirmado que la homosexualidad es una de las “formas normales de predisposición sexual”, que la homosexualidad “no se puede cambiar” a través de la socialización, “ni tiene que cambiarse.”

La Biblia
Las palabras inspiradas de Dios tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento contradicen explícitamente la homoherejía. A continuación se presentan varios extractos que lo aclaran.

Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer; es una abominación.

Romanos 1:26-27: “Por esto Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es antinatural, y de la misma manera también los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el debido castigo de su perversidad.”

1 Corintios 6:9-11: “¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.”

1 Timoteo 1:9-10: “. . . entendiendo esto, que la ley no ha sido dada para los justos, sino para los transgresores y desobedientes, para los malvados y pecadores, para los impíos y profanos, para los  parricidas y los matricidas, para los homicidas, los fornicarios, los hombres que practican la homosexualidad, secuestradores, mentirosos, perjuros. . . ”

Judas 1:7: “Del mismo modo, Sodoma, Gomorra y las ciudades circundantes, que, de la misma manera que ellas, se entregaron a la promiscuidad sexual y practicaron vicios contra la naturaleza, sirvan de ejemplo al sufrir el castigo del fuego eterno”.

Catecismo de la Iglesia Católica
El catecismo, en una sección titulada “Castidad y homosexualidad”, contradice directamente la homoherejía.

“2357 La homosexualidad se refiere a las relaciones entre hombres o entre mujeres que experimentan una atracción sexual exclusiva o predominante hacia personas del mismo sexo. . . . Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta los actos homosexuales como actos de grave depravación, la tradición siempre ha declarado que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”. Son contrarios a la ley natural. . . Bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados.»

“2358 . . . Esta inclinación, objetivamente desordenada, . . . ”

“2396 Entre los pecados gravemente contrarios a la castidad están la masturbación, la fornicación, la pornografía y las prácticas homosexuales.”

Padres de la Iglesia
En la Iglesia primitiva, hombres conocidos como los Padres de la Iglesia escribieron sobre la enseñanza y la tradición de la Iglesia de las Sagradas Escrituras. Muchas de sus obras contradicen directamente la homoherejía actual. A continuación se presentan varios extractos de sus obras.

Atenágoras: “Pero aunque tal es nuestro carácter (¡Oh! ¿Por qué debo hablar de cosas inapropiadas para ser pronunciadas?), las cosas que se dicen de nosotros son un ejemplo del proverbio, ‘La ramera reprende al casto.’ Para aquellos que han creado un mercado para la fornicación y han establecido lugares infames para los jóvenes para toda clase de placeres viles, que no se abstienen ni siquiera de los hombres, hombres con hombres cometiendo abominaciones espantosas, ultrajando a todos los cuerpos más nobles y hermosos en todo tipo de formas, deshonrando así la hermosa hechura de Dios.”

Eusebio de Cesarea: “[Dios en la Ley dada a Moisés] habiendo prohibido todo matrimonio ilícito, y toda práctica indecorosa, y la unión de mujer con mujer y de hombre con hombre.”

San Juan Crisóstomo: “Pero si te burlas al oír hablar del infierno y no crees en ese fuego, acuérdate de Sodoma. . . ¡Porque tal es el incendio de Sodoma, y ​​esa conflagración! . . ¡Considera cuán grande es ese pecado, haber forzado la aparición del infierno incluso antes de tiempo! . . . Porque esa lluvia fue inusitada, porque el trato fue contrario a la naturaleza, e inundó la tierra, ya que la lujuria lo había hecho con sus almas. . . . Porque tal fue también la relación de los hombres, haciendo un cuerpo de este tipo más inútil que la misma tierra de Sodoma. ¿Y qué hay más detestable que un hombre que se ha complacido a sí mismo, o qué más execrable? “

San Agustín: “Las ofensas que son contrarias a la naturaleza deben ser aborrecidas y castigadas en todas partes y en todo tiempo; tales eran las de los sodomitas, que si todas las naciones las cometieran, todos serían considerados culpables del mismo crimen por la ley divina, que no ha hecho a los hombres de tal forma que deban abusar unos de otros de esa manera. Porque aun la comunión que debe haber entre Dios y nosotros es violada, cuando la misma naturaleza de la cual Él es autor, es contaminada por la perversidad de la lujuria.”

San Gregorio Magno: “La misma Sagrada Escritura confirma que el azufre evoca el hedor de la carne, ya que habla de la lluvia de fuego y azufre derramada sobre Sodoma por el Señor. Había decidido castigar a Sodoma por los crímenes de la carne, y el mismo tipo de castigo que eligió enfatizó la vergüenza de ese crimen. Porque el azufre apesta, y el fuego quema. Así que era justo que los sodomitas, ardiendo en deseos perversos que brotaban de la carne como hedor, perecieran en el fuego y el azufre para que por este justo castigo se dieran cuenta del mal que habían cometido, llevados por un deseo perverso.”

Santos, teólogos y eruditos
Numerosos santos, teólogos, filósofos y eruditos a lo largo de los siglos han denunciado explícitamente la homoherejía. A continuación se incluyen citas del trabajo de algunos de ellos.

San Pedro Damián: “Verdaderamente, este vicio [de la homosexualidad] nunca es comparable con ningún otro vicio porque supera la enormidad de todos los vicios… Todo lo corrompe, todo lo mancha, todo lo contamina. Y en cuanto a sí mismo, no permite nada puro, nada limpio, nada más que inmundicia. . . La carne miserable arde con el calor de la lujuria; la mente fría tiembla con el rencor de la sospecha; y en el corazón del hombre miserable el caos hierve como el Tártaro [Infierno. . Esta plaga socava el fundamento de la fe, debilita la fuerza de la esperanza, destruye el vínculo de la caridad; quita la justicia, subvierte la fortaleza, destierra la templanza, embota la agudeza de la prudencia.”

Santo Tomás de Aquino:
 “Si todos los pecados de la carne son dignos de condenación porque por ellos el hombre se deja dominar por lo que tiene de la naturaleza animal, mucho más merecedores de condenación son los pecados contra la naturaleza por los cuales el hombre degrada su propia naturaleza animal…”

Santa Catalina de Siena: “Pero actúan de manera contraria, porque vienen llenos de impureza a este misterio, y no sólo de esa impureza a la que, por la fragilidad de vuestra débil naturaleza, todos os inclináis naturalmente (aunque la razón, cuando el libre albedrío lo permite, puede acallar la rebelión de la naturaleza), pero estos miserables no sólo no refrenan esta fragilidad, sino que hacen algo peor, cometiendo ese maldito pecado contra la naturaleza, y como ciegos y necios, con la luz de su intelecto oscurecida,  no saben el hedor y la miseria en que se encuentran. No es sólo que este pecado apesta ante mí, que soy la Suprema y Eterna Verdad, sino que me desagrada tanto y lo tengo en tal abominación, que por él solo sepulté cinco ciudades por un juicio divino, no pudiendo ya mi divina justicia soportarlo. Este pecado no sólo me desagrada como he dicho, sino también a los demonios de quienes estos desgraciados han hecho sus amos. No porque les desagrade el mal y se complazcan en lo bueno, sino porque su naturaleza era originalmente angélica, y su naturaleza angélica les hace detestar ver en la realidad cometer tan enorme pecado.”

San Bernardino de Siena: “Ningún pecado en el mundo se apodera del alma como la maldita sodomía; este pecado ha sido siempre detestado por todos los que viven según Dios… La pasión desviada está cerca de la locura; este vicio perturba el intelecto, destruye la elevación y generosidad del alma, hace descender la mente de los grandes pensamientos a los más bajos, hace a la persona perezosa, irascible, obstinada y obcecada, servil y blanda e incapaz de nada; además, agitada por un ansia insaciable de placer, la persona no sigue la razón sino el frenesí… Así como las personas participan en diferentes grados de la gloria de Dios, así también en el infierno unos sufren más que otros. El que vivió con este vicio de la sodomía sufre más que otro, porque este es el pecado más grande”.

San Pedro Canisio: “Como dice la Sagrada Escritura, los sodomitas eran malvados y sumamente pecadores. San Pedro y San Pablo condenan este pecado nefasto y depravado. De hecho, la Escritura denuncia esta enorme indecencia así: ‘El escándalo de los sodomitas y gomorranos se ha multiplicado y sus pecados se han hecho más graves en gran medida’. Entonces los ángeles dijeron al justo Lot, que aborrecía totalmente la depravación de los sodomitas: ‘Dejemos esta ciudad…’ La Sagrada Escritura no deja de mencionar las causas que llevaron a los sodomitas, y también pueden llevar a otros, a este gravísimo pecado. . . . Los que no se avergüenzan de violar la ley divina y natural son esclavos de esta depravación nunca suficientemente execrada”.

Por qué ?
¿Por qué alguien, y mucho menos un obispo de la Iglesia, proclamaría y sería un defensor de la homoherejía? Dos respuestas vienen a la mente.

Los poderes eclesiásticos y los príncipes son homosexualistas
Muchos de los ordenados a las Órdenes Sagradas que ahora gobiernan en las estructuras de poder terrenales de la Iglesia de Jesús están totalmente homosexualizados. Se les conoce públicamente como la “mafia lavanda”. Incluye miles de homocriminales ordenados, incluidos sodorapistas, pederastas, homodepredadores y pervertidos, que han tenido decenas de miles de víctimas en todo el mundo. También incluye a los pastores, obispos, arzobispos y cardenales que han permitido a estos homocriminales ordenados y que, durante décadas, los han transportado de parroquia en parroquia, diócesis en diócesis y país en país, con el pleno y cierto conocimiento de que los homocriminales vuelven a cometer sus crímenes. Algunos de estos mismos hombres ordenados y consagrados han autorizado el pago por parte de la Iglesia de miles de millones de dólares para resolver las reclamaciones de sus víctimas, miles de millones de dólares del dinero entregado por los fieles.

Por supuesto, tales hombres aceptarían cum laetitia y promulgarían la homoherejía.

La caída del dominó doctrinal: uno, luego todos

Domino Effect GIFs - Get the best GIF on GIPHY
Jesús es el camino, la verdad y la vida. Los bergoglianos rechazan esto. Están siguiendo un camino que parece estar basado en este esquema: si se demuestra que una, solo una, de las verdades proclamadas por la Iglesia de Jesús es falsa, entonces la Iglesia de Jesús será destruida, y la nueva iglesia herética perdurará.

Un Padre de la Iglesia del siglo V, Vicente de Lerins, advirtió sobre este plan demoníaco:

Porque si se admite una vez esta licencia de impío fraude, temo decir cuán grande será el peligro de que la religión sea completamente destruida y aniquilada. Porque si se renuncia a una parte de la verdad católica, otra, y otra, y otra serán renunciadas de ahí en adelante como algo natural, y habiendo sido rechazadas las diversas porciones individuales, ¿qué seguirá al final sino el rechazo de la verdad católica? ¿entera? Por otro lado, si lo nuevo comienza a mezclarse con lo antiguo, lo extraño con lo doméstico, lo profano con lo sagrado, la costumbre necesariamente se extenderá universalmente, hasta que por fin a la Iglesia no le quede nada intacto, nada sin adulterar, nada sonoro, nada puro; pero donde antes había un santuario de verdad casto e inmaculado, de ahora en adelante habrá un burdel de errores impíos y bajos. Que la misericordia de Dios aparte esta maldad de la mente de sus siervos; sea​​ más bien el frenesí de los impíos.

diario7-archivos: EN LA PUERTA DEL TRIDUO SAGRADO, BERGOGLIO DECLARA QUE NO  HAY INFIERNO Cuarta puerta del Infierno la Impureza

Los homoherejes han tratado de abrir de par en par las puertas del infierno a los fieles desprevenidos, sin saber que, si no se arrepienten, atravesarán las puertas ellos mismos. No importa lo que exhorte o proclame alguien vestido de blanco papal, la homoherejía es y será herejía.