El cardenal Burke explica que no hay ‘elementos positivos’ en una unión pecaminosa entre personas del mismo sexo y pide una aclaración al Vaticano