Bergoglio utiliza la ‘pandemia’ para pedir un “nuevo orden mundial”

En Lugar de llamar a la conversión  Bergoglio nuevamente se vale del Covid para utilizar la Religión como Arma política izquierdista para empujar la agenda radical Globalista.

Monseñor Viganò: la agenda de COVID tiene como objetivo destruir las soberanías nacionales y la misión divina de la Iglesia


Captura de pantalla 2020-12-03 a las 16.10.47

El Papa Francisco pide un «nuevo orden mundial» después de la pandemia

“La salvación de la humanidad pasa por el replanteamiento de un nuevo modelo de desarrollo”

Thomas D. Williams, Ph.D. Breitbart News

Traducido por Religión  la Voz Libre

ROMA –Francisco insiste en un nuevo libro en que las cosas nunca serán iguales en un mundo post-pandémico, llamando en cambio al establecimiento de un «nuevo orden mundial».

falso papa bergoglioEn una larga entrevista con el periodista Domenico Agasso, titulada Dios y el mundo que viene, que se publicará en italiano el martes, el pontífice reitera sus argumentos a favor del Great Reset (gran reajuste), que consiste en dejar de lado la especulación financiera, los combustibles fósiles y la construcción militar y pasar a una economía verde basada en la inclusión.

Después de la pandemia de coronavirus, «hoy nadie puede permitirse el lujo de estar tranquilo», declara el Papa en un extenso extracto del libro publicado por Vatican News. «El mundo no volverá a ser el mismo. Pero es precisamente dentro de esta calamidad donde debemos captar aquellos signos que pueden resultar ser las piedras angulares de la reconstrucción.» (NT: la piedra angular ha dejado de ser Jesucristo)

«Tengamos todos presente que hay algo peor que esta crisis: el drama de desperdiciarla», afirma. «No podemos salir de una crisis igual que antes: o salimos mejor o salimos peor».

nancy pelosi utiliza el Covid para empujar la agenda radicalPodemos curar la injusticia «construyendo un nuevo orden mundial basado en la solidaridad, estudiando métodos innovadores para erradicar el acoso, la pobreza y la corrupción», añade, «trabajando todos juntos, cada uno por su parte, sin delegar ni pasarse la pelota».

Este nuevo orden mundial se basará en la erradicación de las desigualdades y en la atención al medio ambiente, afirma el Papa.

«No podemos seguir aceptando alegremente las desigualdades y las alteraciones del medio ambiente», declara. «El camino de la salvación de la humanidad pasa por la creación de un nuevo modelo de desarrollo, que se centre indiscutiblemente en la convivencia entre los pueblos en armonía con la Creación.»

Como camino hacia la solución, Francisco señala a los jóvenes involucrados en «movimientos ecológicos».

«Si no nos remangamos y cuidamos inmediatamente la Tierra, con opciones personales y políticas radicales, con un giro económico ‘verde’ orientando los desarrollos tecnológicos en esta dirección, tarde o temprano nuestra casa común nos tirará por la ventana», insiste.

El Papa también afirma su convicción de que el mundo necesita curarse de «la mentalidad especulativa dominante» para restablecerse «con un ‘alma'» a fin de reducir la brecha entre los que tienen acceso al crédito y los que no.

Los cristianos y las personas de buena voluntad deberían elegir qué empresas apoyar en base a cuatro criterios, propone Francisco, a saber «la inclusión de los excluidos, la promoción de los últimos, el bien común y el cuidado de la Creación».

«Ahora mismo se trata de reconstruir desde los escombros», sugiere el Papa, una tarea que implica tanto a los gobernantes como al resto de la población.

«Es hora de eliminar la injusticia social y la marginación», afirma. «Si aprovechamos la prueba actual como una oportunidad, podemos preparar el mañana bajo la bandera de la fraternidad humana, a la que no hay alternativa, porque sin una visión de conjunto no habrá futuro para nadie».

Parte del Great Reset también implica el fin de la carrera armamentística, añade.

«Ya no es tolerable seguir fabricando y traficando con armas, gastando enormes cantidades de capital que deberían utilizarse para tratar a la gente y salvar vidas».

«Contra esta discordia planetaria que está cortando de raíz el futuro de la humanidad, necesitamos una acción política que sea fruto de la armonía internacional», declara, instando a acabar con el «nacionalismo miope» y otras formas de «egoísmo político» en favor de soluciones multilaterales.


El Papa Francisco vuelve a utilizar el brote de COVID para impulsar la agenda ambiental globalista

bergoglio empuja agenda globalista

Los globalistas aplauden el papel de Francisco en el “Gran Reseteo”

Cardenal Burke: el virus ha sido utilizado por ciertas fuerzas “para promover su perversa agenda”

Catecismo de la Iglesia Católica:
La última prueba de la Iglesia
675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el «misterio de iniquidad» bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. 676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, «intrínsecamente perverso» (cf. Pío XI, carta enc. Divini Redemptoris, condenando «los errores presentados bajo un falso sentido místico» «de esta especie de falseada redención de los más humildes»; GS 20-21).