La simpatía extraviada de Bergoglio por los padres adúlteros que abandonan el hogar

“En realidad el Anticristo, poseído por el diablo, cuando abra su boca para su perversa enseñanza destruirá todo lo que Dios había establecido en la Ley Antigua y en la Nueva, y afirmará que el incesto, la fornicación, el adulterio y otros tales no son pecado.” El Anticristo según Santa Hildegarda de Bingen

Captura

La destrucción de la Familia por la implementación de Amoris Laetitia

Niños-de-padres-divorciados

Francisco: “Todos los divorciados que lo pidan serán admitidos” a los sacramentos.  —Eugenio Scalfari

Card. Pell: «la comunión para los divorciados vueltos a casar es solo la punta del iceberg, el caballo de Troya» «quieren cambios más amplios, el reconocimiento de las uniones civiles, el reconocimiento de las uniones homosexuales»


Bergoglio maliciosamente desmantela el Sacramento del Matrimonio, es un enemigo de la Fe.

divorcio

En el contexto de este excelente artículo de Phil Lawler, el Dr. Peter Kwasniewski ofrece el siguiente comentario:

No hace mucho, participé en una discusión bastante intensa sobre si el Papa Francisco es un hombre malvado. Un lado dijo «sí, absolutamente, se puede ver por sus patrones de equívocos, ambigüedad y engaño de años, sus selecciones y promociones de personal, su actitud de desprecio por la tradición, su arrogancia, insultos, etc.» El otro lado dijo «no, no sabemos lo suficiente sobre su estado interno, su conocimiento, sus capacidades, para poder hacer tal afirmación. Todo lo que podemos decir es que está confundido, equivocado y engañado».
Intenté por un tiempo mantener la segunda posición, pero luego me rendí, ya que es muy contrafactual. Simplemente lea este artículo (si se atreve) de Phil Lawler sobre el reciente discurso del Papa en la Rota Romana, y vea qué conclusiones saca sobre el tipo de Papa que podría decir tales cosas. Como me dijo otro amigo: «Realmente creo que está racionalizando el abandono de su familia, la Iglesia. Es tan, tan destructivo». Ésta no es la torpeza de un incompetente; es la maldad sobrenatural de un enemigo de la Fe.

rota romana

Phil Lawler CatholicCulture

La semana pasada, el Papa Francisco dio otro paso para desmantelar el edificio de la enseñanza sobre el matrimonio que dejó a la Iglesia su predecesor, el Papa Juan Pablo II.

Ya saben que el Papa Francisco ha facilitado a las parejas católicas la obtención de una anulación: una declaración de que su unión nunca fue un matrimonio sacramental. Ahora, sin embargo, el Papa ha vuelto -tardíamente – su atención a los hijos de esas uniones. Pero lo ha hecho de una manera que pone el problema completamente al revés.

Casi todos los años durante su pontificado, cuando pronunciaba su discurso anual a la Rota Romana al comienzo de su año judicial, el Papa Juan Pablo II instaba a los jueces del tribunal -y por extensión, a los jueces de los tribunales matrimoniales de todas las diócesis- a defender la santidad de la unión matrimonial. Más concretamente, exhortó a los jueces de los tribunales a no precipitarse a la hora de juzgar los casos de anulación, a no asumir que un matrimonio con problemas no es un matrimonio en absoluto. (NT: lo contrario de Bergoglio)

El Papa Benedicto XVI transmitió el mismo mensaje, pero añadió que los tribunales podrían ser más eficaces. Cuando hay un caso fuerte para la nulidad de un matrimonio, dijo, los fieles tienen el derecho a un juicio oportuno.

Luego, el Papa Francisco se lanzó de lleno a la campaña, animando a los tribunales no sólo a actuar con rapidez, sino también -en una aparente inversión de los mensajes de sus predecesores- a conceder las anulaciones con mayor facilidad (y abaratar los costes).

E incluso en los casos en los que el tribunal no pudo encontrar justificación para una anulación, en Amoris Laetitia el Papa Francisco instó a los pastores a permitir que los católicos divorciados y vueltos a casar recibieran la Eucaristía en algunas circunstancias. (Estas circunstancias no estaban claramente definidas en el documento papal, permitiendo a los pastores un amplio margen de maniobra). Explicó en Amoris Laetitia #298 que en «una segunda unión consolidada en el tiempo, con nuevos hijos», la pareja que se vuelve a casar podría necesitar mantener su nueva relación por el bien de los hijos.

Aquí Francisco contradice claramente la enseñanza del Papa Pío XI, quien en Casti Connubi #10 citó con aprobación la sentencia de San Agustín de que «un marido o una mujer, si están separados, no deben unirse a otro ni siquiera por la descendencia.» El Papa Juan Pablo II había flexibilizado esa enseñanza -aunque manteniendo el principio esencial que la sustenta- al permitir, en la Familiaris Consortio #84, que en algunos casos una pareja que se vuelva a casar pueda seguir viviendo junta por el bien de sus hijos, si «asumen el deber de vivir en completa continencia, es decir, absteniéndose de los actos propios de las parejas casadas». (El entonces cardenal Ratzinger añadió que incluso esta solución sería inadecuada si, al vivir juntos, la pareja que se volviera a casar provocara un escándalo). Pero de nuevo el Papa Francisco se lanzó a decir que la pareja que se vuelve a casar puede disfrutar de los beneficios de la intimidad sexual -aunque su matrimonio sea ilícito- y seguir recibiendo la Eucaristía.

No sé cómo se puede conciliar esta nueva enseñanza papal con la tradición constante de la Iglesia, y con la vívida advertencia del Señor contra el adulterio, ni tampoco lo saben los doctos cardenales cuyas dudas (Dubia) siguen sin respuesta. Pero el argumento del Papa parece basarse en dos supuestos: primero, que la segunda unión matrimonial debe mantenerse por el bien de los hijos; segundo, que la intimidad sexual es esencial para la salud de esa segunda unión.

El primero de estos supuestos parece bastante razonable, y explica por qué el Papa Juan Pablo II permitió que las parejas que se volvieran a `casar´ (por lo civil) siguieran viviendo juntas. Pero el segundo supuesto es, en el mejor de los casos, cuestionable. Muchas parejas felizmente casadas pueden atestiguar que abstenerse de las relaciones sexuales es una dificultad, pero no una imposibilidad. En cualquier caso, es una carga para los padres, no para los hijos. Sin embargo, Francisco sugiere que la pareja debe tener relaciones sexuales por el bien de los hijos.

¿Los hijos de una segunda unión se ven perjudicados de alguna manera cuando sus padres -siguiendo el consejo del Papa Juan Pablo II- se comprometen a vivir como hermano y hermana? No hay pruebas que apoyen esa conclusión. Pero sí hay pruebas -muestras- que demuestran que los niños se ven perjudicados por el divorcio. Hasta la publicación de Amoris Laetitia, todo el peso de la enseñanza católica sobre el matrimonio atestiguaba la comprensión de la Iglesia de esa infeliz realidad.

La semana pasada, en su propio discurso a los jueces del tribunal de la Rota Romana, Francisco observó que una unión matrimonial «no puede extinguirse en su totalidad con la declaración de nulidad» cuando hay hijos de por medio. La Iglesia -el tribunal- debe tener en cuenta el bienestar de esos niños.

Hasta aquí, todo bien. Pero ahora observe cómo el Papa ilustra su punto:

… ¿cómo explicar a los niños que -por ejemplo- su madre, abandonada por su padre y a menudo no dispuesta a establecer otro vínculo matrimonial, recibe la Eucaristía dominical con ellos, mientras que su padre, cohabitando o esperando la declaración de nulidad del matrimonio, no puede participar en la mesa eucarística?

En este notable ejemplo, Francisco revela sus simpatías. La madre abandonada que «no está dispuesta» a volver a casarse -en otras palabras, la mujer que se aferra a su voto matrimonial incluso sacrificándose a sí misma- es la villana de la historia. El padre que se vuelve a casar es la parte agraviada, que merece una atención pastoral adicional.

descarga (1)

El Papa sugiere que los niños estarán preocupados no porque su padre haya abandonado a su madre (y presumiblemente también a ellos), sino porque su padre, que ahora está comprometido en una unión ilícita, no puede recibir la Eucaristía. El Pontífice ha hecho intervenir a estos niños como testigos de su argumento. Pero, ¿es fiable su testimonio? Más aún, ¿existen estos niños? Buena suerte si los encuentras.

Sin embargo, no tendrá problemas para encontrar niños que estén preocupados porque su padre, que abandonó a su madre, ahora se presenta en la misa todos los domingos con su compañera más joven, y sí recibe la Eucaristía, bajo la vaga dispensa ofrecida en Amoris Laetitia. ¿Cómo se explica esto a los niños, sin socavar su fe en el compromiso de la Iglesia con la santidad del matrimonio?

Y de paso, ¿cómo explicarlo sin socavar la confianza de los hijos en el compromiso de la Iglesia con ellos, los vástagos abandonados del primer matrimonio? Resulta llamativo, ¿verdad?, que las novedades pastorales introducidas «por el bien de los niños» parecen beneficiar siempre a los adultos que están dispuestos a dejar a esos niños.

Traducido por: Religión la Voz Libre


Si alguno dijere que la Iglesia yerra cuando enseñó́ y enseña que, conforme a la doctrina del Evangelio y los Apóstoles (Mc 10; 1 Cor 7), no se puede desatar y que ninguno de los dos, ni siquiera el inocente, que no dio causa para el adulterio, puede contraer nuevo matrimonio mientras viva el otro cónyuge, y que adultera lo después de repudiar al adúltero se casa con otro, sea anatema. (Denzinger-Hünermann 1807. Concilio de Trento, Sesión XXIV, Doctrina sobre el sacramento del matrimonio, 11 de noviembre 1563)

Está excomulgado quién defiende públicamente que se puede comulgar en pecado

Can. 11. Si alguno dijere que la sola fe es preparación suficiente para recibir el sacramento de la Eucaristía [cf *1646]: sea anatema.
Y para que tan grande sacramento no sea recibido indignamente y, por ende, para muerte y condenación, el mismo santo Concilio establece y declara que aquéllos a quienes grave la conciencia de pecado mortal, por muy contritos que se consideren, deben necesariamente hacer previa confesión sacramental, habida facilidad de confesar.
Mas si alguno pretendiere enseñar, predicar o pertinazmente afirmar, o también públicamente disputando defender lo contrario, por el mismo hecho quede excomulgado [cf. *1647]. (Denzinger-Hünermann 1661. Julio III, Concilio de Trento, 13a sesión, 11 de octubre de 1551. Decreto sobre el Sacramento de la Eucaristía)


Noticias relacionadas:

Francisco alaba el concubinato

He visto verdaderamente tanta fidelidad en los concubinos… ¡tanta fidelidad! que estoy seguro que son matrimonios verdaderos, que tienen la gracia del sacramento porque son fieles.

Cardenal Cafarra: “Sor lucía  me dijo que la batalla final entre Dios y Satanás será sobre la familia y el matrimonio”

apostasia de Bergoglio

boff

La Moral Situacional de Amoris Laetitia está condenada por la Iglesia (Discurso de S.S. Pío XII)

amoris laetitia para la basura

A %d blogueros les gusta esto: