Por qué el liberalismo y el socialismo odian tanto el dogma de la Inmaculada Concepción?

Por TFP LA

Una respuesta breve se encuentra en la afirmación de que de todas las criaturas, sólo María (y naturalmente su Divino Hijo Jesús) fue concebida sin la mancha del pecado original. Esto la hace desigual al resto de la raza humana. La coloca en un lugar único y privilegiado en la Creación y el Plan Divino de Dios. Para el liberal que cree que el individuo no tiene los efectos del pecado original, o para el socialista que cree que las masas sí lo son, este acto antiigualitario de Dios no inspira admiración sino odio. Y esto se aplica a los católicos influenciados por el liberalismo de la Revolución Francesa o el socialismo de la Revolución Rusa.


El dogma de la Inmaculada Concepción destruye la herejía blasfema de Bergoglio que profirió al decir que nadie nace santo, ni siquiera la Virgen María

Anuncio publicitario