Bergoglio canceló las celebraciones y liturgias públicas de Navidad mientras presidió un extravagante rito sincretista

anti pope_Francis_with_world_religious_leaders_Oct_20_2020_810_500_75_s_c1

El anuncio se produjo sólo dos días después de que Fco tomara parte en una reunión de oración en persona con líderes religiosos no católicos en Roma.

29 de octubre de 2020 (LifeSiteNews) – Catholic News Agency informa que ha visto una carta del Secretario de Estado del Vaticano señalando que las liturgias de Navidad del Papa Francisco en el Vaticano se ofrecerán sin participación pública este año.

La carta, enviada por la Secretaría de Estado a las embajadas del Vaticano, dice que la misa de Navidad se celebrará «en forma privada sin la presencia de miembros del cuerpo diplomático». También señaló que las liturgias serán transmitidas en línea.

Esta carta, lo creas o no, fue enviada el mismo día en que el Vaticano organizó una ceremonia de premiación en los Jardines Vaticanos para el cineasta que hizo la película Francesco, la cual ha causado una gran controversia gracias a los comentarios del Papa a favor de las uniones civiles homosexuales.

Además, llegó justo dos días después de que el Papa tomara parte en un encuentro ecuménico en Roma con líderes budistas, Seik, musulmanes y otros líderes religiosos. El evento se tituló, «Nadie se salva solo»: Paz y Fraternidad», y tuvo lugar el 20 de octubre.

Las dos mitades del evento fueron servicios de oración simultáneos en varios lugares cerca de la Piazza del Campidoglio de Roma. El Papa Francisco presidió primero el servicio de oración cristiana en la Basílica de Santa María del Altar del Cielo (Basilica di Santa Maria in Ara Coeli).

Todo esto me recuerda las palabras del arzobispo Carlo Maria Viganò, quien recientemente dijo que «la Santa Sede quiere replicar el desafortunado cierre de los últimos meses, que privó a los fieles de la Misa y los Sacramentos».

Su Excelencia también dijo que la cancelación del Papa «ha dejado a los fieles desconcertados, escandalizados y abandonados por una jerarquía que encontró la manera de reunirse en la Basílica de Santa María en Ara Coecilia para un rito sincretista presidido por Jorge Mario Bergoglio, pero que no duda en suspender la celebración de la Santa Misa en la noche en que la Iglesia celebra el nacimiento del Salvador».