Don Minutella: “¡Cardenal Bergoglio, abandone el trono de Pedro y devuélvaselo a Benedicto!”

don minutella

Don Minutella desafía a la falsa iglesia bergogliana

Liberoquotidiano.it

Traducción: Religión  la Voz Libre

Andrea Cionci

Don Minutella en Roma: sus acusaciones contra la ‘falsa iglesia’

El teólogo de Palermo lleva los sacramentos ‘válidos’ en comunión con el Papa Benedicto por toda Italia.
27 de julio de 2020
“¡Cardenal Bergoglio, abandone el trono de Pedro y devuélvaselo a Benedicto!” Con estas palabras – no exactamente “diplomáticas” – ayer por la tarde Don Alessandro Minutella comenzó su reunión de predicación y oración en Roma, en el salón principal de un hotel situado en una calle que, por casualidad, lleva el nombre de uno de los primeros papas.

Aparentemente, la consigna para los editores de los principales medios de comunicación nacionales es: “NO HABLEN DE DON MINUTELLA”. No se explica, de hecho, cómo este sacerdote, el único en el mundo que ha organizado un pequeño ejército de “resistencia católica”, como le gusta llamarlo, seguido por decenas de miles de fieles, no sólo en Italia, sino también en el extranjero, es completamente ignorado. Y sin embargo, el interés periodístico en el caso es indudable.

Hace algún tiempo, Libero ya había sido el único periódico que intentaba enmarcar su figura de forma equilibrada.

Esté uno de acuerdo con él o no, las preguntas que plantea están bien detalladas y ya son ampliamente compartidas por otros prelados autorizados, (como Monseñor Viganò), teólogos y vaticanistas. Don Minutella, sin embargo, ha entrado en acción en el campo, como sacerdote, sufriendo severas sanciones, pero al mismo tiempo convirtiéndose en el punto de referencia para miles de creyentes, muchos de los cuales han recuperado su fe gracias a su video-catequesis.
Así que fuimos a conocerlo en persona para darle a ustedes la noticia de la reunión romana a la que asistieron cientos de personas de todas las edades y clases sociales, estrictamente separadas y equipadas con una máscara. Gente normal, que se definen a sí misma católica y ciertamente no “Minuteliana”. No son sectarios ni exagerados, simplemente dicen que están cansados de los trastornos de la fe, la confusión y de los trucos modernistas de la iglesia oficial.
Es un sacerdote de complexión fuerte y buenos modales, aunque durante la predicación puede encenderse como un Savonarola. Siempre lleva una sotana, en verano blanca con la banda negra; durante la misa usa las antiguas vestimentas pre-conciliares, cuidándose de los arco iris, con garabatos masónicos, que se ven circulando hoy en día.

Lo que llama la atención es su energía: durante 4 horas y media predicó, rezó, salmodió, cantó sin dar el más mínimo indicio de cansancio. Los fieles también siguieron sin esfuerzo el tour de fuerza espiritual, participando en la catequesis, la misa vetus ordo, la adoración eucarística y la unción con aceite santo, todo a la vez.
Después de todo, para ellos había que aprovechar la ocasión: Roma es la quinta etapa de la gira que Don Alessandro realiza por toda Italia, después del Véneto, el Piamonte, las Marcas, la Toscana, para llevar “los verdaderos sacramentos” a los creyentes.

De hecho, según él y el “Pequeño Remanente”, Bergoglio es una figura del anticristo, autor de un falso Evangelio, que parece ser cristiano, pero que de hecho niega su fundamento, es decir, la Encarnación de Dios en Jesucristo. En esta perspectiva, Don Minutella recuerda que el advenimiento de un falso profeta y de una falsa iglesia apóstata fue ampliamente predicho en el Apocalipsis, en el Catecismo (art. 675), en las profecías de Nuestra Señora de Fátima, en las visiones de la Beata Catalina Emmerick y de varios otros místicos.
“¿Cómo puede un Papa ser hereje si la promesa de Cristo es que las puertas del infierno no prevalecerán?”, esto atormentó al difunto teólogo Monseñor Antonio Livi. Simplemente, Bergoglio no es el Papa, responde Don Minutella, tanto por razones de derecho canónico como por la evidente herejía.
Por lo tanto, los sacramentos que se administran en comunión con él son de agua. Es la espinosa cuestión de la Eucaristía celebrada “una cum papa Francisco” (es decir, en comunión con Bergoglio) que según el sacerdote no es válida: no está el  Espíritu Santo y no se produce la Transubstanciación.

También por esto, Don Minutella fue duramente atacado, especialmente por algunos cohermanos que lo insultaron fuertemente e incluso lo llamaron esquizofrénico, pero si el teólogo siciliano no estuviera lúcido, no podría haber recibido formalmente dos excomuniones, una más que Lutero.
No es, sin embargo, el único que celebra la misa “una cum papa Benedicto”, pero junto a él hay dos obispos (Gracida y Lenga) y varios otros sacerdotes que hacen lo mismo, apoyando  sus mismas tesis. Don Minutella cita a Santo Tomás de Aquino, padre y doctor de la Iglesia: “PECCAT quicumque audit Missam haereticorum” – “Quien va a misa con herejes comete pecado”.
Lo que más le indigna, no es tanto Bergoglio, como los creyentes que, para vivir tranquilamente, no perder asientos y salarios, o no renunciar a la misa dominical, apoyan a un hereje participando en las actividades de una iglesia apóstata.

“La misa es muy importante”, repitió, “pero más importante es preservar la fe en su integridad”. Contenido explosivo, en resumen, que argumenta en su canal de Youtube “Radio Domina Nostra”.

En cuanto a las excomuniones recibidas, una es por cisma y la otra por herejía. En cuanto a la primera, argumenta que más bien es cismática la nueva iglesia de Bergoglio, que se desvía del Magisterio bimilenario de la Iglesia Católica. Se declaró, de hecho, fiel hasta la muerte al Papa Benedicto.
Hay que admitir que la narrativa dominante quiere que Bergoglio “modernice” la Iglesia a partir de algunas concreciones anticuadas y clericales, pero la realidad es que su revolución involucra nudos centrales de la fe, que según muchos estudiosos, se está desviando definitivamente hacia otra, nueva religión, una especie de neoluteranismo-arianismo modernista, ecologista y sincretista. Esto explica la reacción furiosa de algunos católicos que son llamados despectivamente “tradicionalistas”, pero que, por otro lado, generalmente tienen un alto nivel cultural y una excelente preparación.

Basta pensar en el hecho de que Enzo Bianchi, un monje laico, el teólogo favorito de Bergoglio, ya era muy disputado incluso por muchos periódicos católicos.

Bianchi era, no por casualidad, uno de los blancos preferidos de Don Minutella que, en sus vídeos de Radio Domina Nostra, lo acusó públicamente de ser un neoarriano puro y de arrasar la Iglesia propagando sus herejías.

El prior de Bose fue recientemente torpedeado, formalmente por malentendidos con su congregación, pero no por lo que predicó durante 30 años.

En cuanto a la segunda excomunión sufrida por Don Minutella, tras un atento análisis, no parece que el teólogo de Palermo esté esparciendo harina de su propio saco, sino que, gracias a una vasta cultura teológica, ya reconocida por L’Osservatore Romano, que revisó una de sus publicaciones, menciona a doctores y padres de la Iglesia, santos, beatos, místicos reconocidos, pero sobre todo el Catecismo.
Es sorprendente que no se le haya pedido cuenta de sus posibles proposiciones heréticas. Por el contrario, es paradójico que quien instigó las excomuniones fuera el propio arzobispo de Palermo, Mons. Corrado Lorefice, quien es conocido por sus recorridos en bicicleta en la catedral, por haber modificado las palabras de Nuestra Señora de Fátima (suprimiendo “el Infierno” de la frase: líbranos de las puertas del Infierno), inclinándolas hacia lo políticamente correcto, por haberse pronunciado a favor del proyecto de ley Zan-Scalfarotto-Boldrini sobre la homotransfobia y, finalmente, por haber pronunciado recientemente una homilía a los emigrantes y a la Madre Tierra durante la fiesta de Santa Rosalía, (unas horas más tarde, cayó una lluvia de comentarios negativos en las redes sociales, que rapidamente fueron  eliminados).

El gran problema es que a Don Minutella nadie le responde sobre los fundamentos de las preguntas. O lo ignoran, o lo atacan personalmente, tal vez por su tono ferviente (o incluso porque es siciliano) y esto solo le da fuerza y más y más seguidores. Esta forma de “evasión” en el clero la encuentra también el hermano Alexis Bugnolo, un franciscano en la misma línea que Don Minutella, que había planteado una cuestión, retomada por Libero y luego traducida a cuatro idiomas por varios sitios extranjeros, sobre la invalidez canónica de la renuncia de Ratzinger y la elección de Bergoglio.

El Hermano Bugnolo invitó a todo el clero de Roma a una discusión sobre su pregunta escolástica, compartiéndola con 500 estudiantes de teología, pero recibió muy pocas respuestas, que fueron ofensivas o totalmente emocionales.
Nadie responde a estas preguntas, que contienen datos objetivos sobre los cuales sería necesaria una aclaración. 

Aparte de las diatribas sobre la invalidez canónica de la renuncia de Ratzinger, ¿por qué razones teológicas sostiene Don Minutella que Bergoglio es un hereje, usurpador del trono de Pedro?

Para resumir, Don Minutella ha elaborado una especie de breve decálogo sobre aquello que él identifica como responsabilidad de Francisco:

  • 1) La publicación de la encíclica “Amoris Laetitia”, sobre la comunión de los divorciados (en segundas nupcias adúlteras). Con respecto a esto, cuatro cardenales expresaron formalmente “dudas” a Bergoglio, pero él nunca respondió. Hay tanta confusión sobre el tema que hoy en Alemania se da la comunión a los divorciados y en Polonia no.
  • 2) Las “tonterías” marianas. Así es como Francisco definió los dogmas sobre Nuestra Señora, cuyo papel como Virgen y Madre de Dios es continuamente minimizado y reducido.
  • 3) La “misericorditis”, según la cual el infierno no existe y, tarde o temprano, todos irán al cielo. Herejía de la apocatastasis, ya condenada por la Iglesia, que en cambio se refiere a las palabras explícitas de Jesús sobre el juicio, por el cual los justos se salvarán y los impíos serán definitivamente condenados.
  • 4) El documento de Abu Dhabi, que se abre al sincretismo religioso, condenado por la Iglesia.
  • 5) El tema de las misiones, totalmente ignorado porque Bergoglio odia el proselitismo, mientras que Jesús explícitamente invitó a los creyentes a anunciar su Palabra a todos.
  • 6) Neo-arrianismo: Bergoglio no cree en la divinidad de Cristo y lo convierte sólo en un profeta.
  • 7) La rehabilitación de Lutero y Judas Iscariote.
  • 8) La nebulosa escatológica, o mejor dicho, la confusión sobre los destinos de las almas condenadas, que para Bergoglio serían aniquiladas, como dejó escribir a Scalfari durante una entrevista, sin negarlo nunca de forma decisiva.
  • 9) La publicación de la encíclica “Querida Amazonia”, que se abre sutilmente a la revisión del celibato eclesiástico.
  • 10) Finalmente, la entronización e idolatría de la divinidad pagana y satánica Pachamama en el Vaticano.

Para discutir estas y otras preguntas serios, Don Minutella también lanza una invitación a teólogos, académicos y prelados para una mesa redonda, un diálogo, un “puente”, usando la palabra querida por Bergoglio, siempre que haya un moderador neutro.
Pero la pregunta es: ¿se aceptará el “desafío”?