El presidente polaco reelegido, de rodillas ante Dios