Arzobispo Carlo Maria Viganò advierte a los obispos

FILE ARCHBISHOP VIGANO

es.news Según el Concordato entre la Santa Sede e Italia, la jurisdicción sobre los lugares de culto pertenece exclusivamente al obispo, no al primer ministro, dijo el 29 de abril el arzobispo Carlo Maria Viganò en el sitio web AldoMariaValli.it.

Él critica que durante la crisis del coronavirus la Conferencia Episcopal y casi todos los obispos se sometieron al Estado en una forma que no tiene precedentes en la historia.

Para él, esto está motivado por conflictos de interés:

• El secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, es el patrocinador político de Giuseppe Conti, el izquierdista primer ministro italiano, y eligió ponerse de su lado, no en el de la Iglesia.

• Los obispos italianos están involucrados en el negocio de la inmigración ilegal, de la que ellos son beneficiarios e infatigables promotores.

Viganò advierte a los obispos que ellos tendrán que responder a Dios, no al presidente de la Conferencia Episcopal – quien no tiene autoridad sobre ellos – ni al primer ministro.gloriatvnews

Anuncio publicitario

“Rezar es un derecho de la gente”, “Impedir el Culto es propio de una dictadura”: Mons. Giovanni D’Ercole

 

ercoli

Obispo italiano: “Impedir el culto es dictadura”

“Rezar es un derecho de la gente”, asegura Mons. Giovanni D’Ercole, obispo de Ancona, en un vídeo publicado en la web Affaritaliani.it. “Es propio de una dictadura arbitraria impedir el culto, que es uno de los derechos fundamentales, y en esto no se puede transigir”. “Debemos mirar las cosas con objetividad: la iglesia no es el lugar de los contagios, no hay que tolerar que se propague esta idea”, insiste Mons D’Ercole. Y luego, dirigiéndose al comité científico que asesora al gobierno y tras el que se escuda el primer ministro: “Pero, ¿quién os ha dicho que la iglesia sea un lugar de contagio? Nuestra experiencia nos dice que la iglesia no es el lugar de contagio. Y, además, somos personas serias, nos importa la salud de la gente”.