Socci: Bergoglio no está actuando como el Vicario de Cristo, sino como un agente de Pekín

bergoglio sirve al comunismo chino

Bergoglio no reacciona como pastor, padre o vicario de Cristo, sino como un político.

por fraile Alexis Bugnolo

Socci hace otras observaciones convincentes que vale la pena leer. Su editorial puede resumirse como una forma italiana de hacer la pregunta y responderla al mismo tiempo: ¿Quién te puso en el poder? se demuestra a quién sirve cuando está en el poder.


Bergoglio se niega a llamar a los gobiernos seculares para que se arrepientan y obedezcan a la autoridad divina. Ha dejado el control de las iglesias a  los gobiernos anti- católicos .

gobiernos anticatolicos se toman el control de la iglesias

 

Francisco: “Obedezcan a los gobiernos [anticristianos]”

es.news Francisco dijo en su Misa matutina del 12 de marzo que los líderes gubernamentales tienen que tomar decisiones:

“Muchas veces no nos gustan esas decisiones, pero son para nuestro propio bien”.gloriatvnews

Bergoglio es un vicario de la ONU y no de Cristo:
smiley-monkschreib-39x31Bergoglio NO predica el Evangelio de Jesucristo porque en sus discursos marxistas -que no son predicas- no llama al arrepentimiento ni a la conversión. El objetivo del Evangelio de Jesucristo es lograr el arrepentimiento de los hombres para que vuelvan sus corazones a Dios y de esta manera puedan ser redimidos. Una persona que peca obstinadamente ha rechazado a Cristo como su Redentor y,  por lo tanto, está condenado. San Juan Bautista comenzó su predicación con un llamado al arrepentimiento, Jesucristo comienza su ministerio público llamando al arrepentimiento, San Pedro comienza su ministerio público llamando al arrepentimiento “Arrepentíos, y que cada uno de ustedes sea bautizado en el Nombre de Jesús, el Mesías, para que sus pecados sean perdonados…” y los exhortó diciendo: “Aléjate de esta generación malvada y sálvate a ti mismo”. Y  San Pablo señala que su ministerio consistió en llamar al arrepentimiento y a la conversión a judíos y gentiles. San Pablo lo explica en su defensa ante el rey Agripa: “Primero anuncié a los que están en Damasco y Jerusalén, y en toda Judea, y a los gentiles, que se arrepientan y se conviertan a Dios” (Hechos de los apóstoles 26, 20).

San Carlos Borromeo estaba convencido de que la epidemia era un azote enviado por el Cielo en castigo por los pecados del pueblo, y de que para remediarla era preciso recurrir a medios espirituales: la oración y la penitencia

El Coronavirus ha desenmascarado a los falsos pastores que no han querido llamar al arrepentimiento a la gente que se ha desviado y se ha olvidado de Dios