Comisión bergogliana anti-Bíblica reduce el «pecado de Sodoma» a la «falta de hospitalidad»

mujer de lot sodoma.jpg
La Palabra de Dios y la Tradición de la Iglesia le desbarata la mentira a los sodomitas liberales. Judas Lo mismo que esos ángeles, también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas se entregaron a la prostitución, y se dejaron llevar por vicios contra la naturaleza. Por eso sufrieron el castigo del fuego eterno y quedaron como advertencia para todos.

 

El Vaticano publica un nuevo libro que reduce el «pecado de Sodoma» a la «falta de hospitalidad»

ROMA, 19 de diciembre de 2019 (LifeSiteNews) – En lo que muchos ven como un esfuerzo por normalizar la homosexualidad en la Iglesia Católica, el Vaticano ha lanzado un nuevo libro que reduce el «pecado de Sodoma» (Génesis 19: 1–29) a » falta de hospitalidad «.»La historia de la ciudad de Sodoma … ilustra un pecado que consiste en la falta de hospitalidad, hostilidad y violencia hacia el extraño, un comportamiento que se considera muy grave y, por lo tanto, merece ser sancionado con la mayor severidad», dice el nuevo libro.

Las fuentes consultadas por LifeSite describieron el libro como «banalidad absoluta» y «obviamente ridículo». Un teólogo exclamó: «Gracias a Dios esto no es magisterial».

El nuevo volumen, titulado What Is Man? Un Itinerario de Antropología Bíblica (Che cosa è l’uomo? Un itinerario di antropologia biblica), fue publicado el 16 de diciembre por la Pontificia Comisión Bíblica (PBC) y se esfuerza por examinar la comprensión bíblica de la persona humana. El padre jesuita Pietro Bovati, secretario de la Pontificia Comisión Bíblica, dijo que el trabajo se llevó a cabo por deseo expreso del Papa Francisco.

Con un prefacio del cardenal Luis Ladaria, S.J., prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y presidente de la Pontificia Comisión Bíblica, el volumen se compone de cuatro capítulos: El ser humano creado por Dios (cap. 1); El ser humano en el jardín (cap. 2); La familia humana (cap. 3); y el ser humano en la historia (cap. 4). Su tratamiento de 10 páginas de la homosexualidad se presenta en el capítulo tres, en una sección titulada «formas transgresivas» que también incluye el incesto, el adulterio y la prostitución.

El tratamiento sobre la homosexualidad comienza afirmando que “la institución del matrimonio, constituida por la relación estable entre marido y mujer, se presenta constantemente como evidente y normativa a través de toda la tradición bíblica. No hay ejemplos de «uniones» legalmente reconocidas entre personas del mismo sexo «.

Luego, la comisión observa el surgimiento, particularmente en Occidente, de «voces de disidencia» con respecto al «enfoque antropológico de las Escrituras, tal como la entiende y transmite la iglesia en sus aspectos normativos». Los autores continúan: //Todo esto se considera un reflejo de una mentalidad arcaica e históricamente condicionada. Sabemos que varias afirmaciones bíblicas, en las esferas cosmológica, biológica y sociológica, han sido gradualmente consideradas obsoletas con la afirmación progresiva de las ciencias naturales y humanas; 

Del mismo modo, según algunos, una comprensión nueva y más adecuada de la persona humana impone (hacer) una salvedad radical sobre el valor exclusivo de las uniones heterosexuales, a favor de una aceptación similar de la homosexualidad y las uniones homosexuales como una expresión legítima y digna del ser humano. Lo que es más, a veces se argumenta, que la Biblia dice poco o nada sobre este tipo de relación erótica, que por lo tanto no debe condenarse, también porque a menudo se confunde indebidamente con otro comportamiento sexual aberrante. Por lo tanto, parece necesario examinar los pasajes de la Sagrada Escritura en los que el problema homosexual es el tema de la homosexualidad, en particular aquellos en los que se denuncia y critica.//

Este párrafo ha sido citado erróneamente en los medios de comunicación para que parezca que el PBC (Comisión Pontificia Bíblica) respalda posiciones cuya existencia simplemente señala. Sin embargo, al plasmar la existencia de estas voces disidentes radicales, (la PBC) se posiciona retóricamente entre ellas y la enseñanza tradicional de la Iglesia. 

Por lo tanto, el documento ciertamente no está exento de culpa en esta cuestión, ya que está empleando una estrategia retórica para mover la enseñanza percibida de la Iglesia hacia la ideología radical de género de nuestros días, sin intentar revertir toda esa distancia de una sola vez.

La multitud inhóspita de Sodoma

Si bien la Comisión Bíblica Pontificia no puede ser acusada directamente de respaldar las posiciones expresadas anteriormente, ciertamente ayuda mucho a insinuarlas, particularmente en su tratamiento del pecado de Sodoma. De hecho, la comisión examina varios pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento (Génesis 19, Jueces 19, Lev. 18:22 y 20:13). Los analistas dan su examen, señalando que «la Biblia no habla de la inclinación erótica hacia una persona del mismo sexo, sino sólo de actos homosexuales».En cuanto al «pecado de Sodoma» y la destrucción total de la ciudad por la justicia divina por una «maldad» intolerable (Génesis 19: 1–29), la comisión bíblica pregunta: «Pero, ¿cuál fue el pecado de Sodoma, que merecía un castigo tan ejemplar?
Los autores observan que «en otros pasajes de la Biblia hebrea que se refieren a la culpa de Sodoma, no hay alusión a una transgresión sexual practicada contra personas del mismo sexo». En cambio, notan estos pasajes (Isaías 1:10; Jeremías 23 : 14; Ezequiel 16:49) habla de «traición», de «adulterio» y de «orgullo».

La comisión concluye que una «importante tradición bíblica [del Antiguo Testamento], atestiguada por los profetas, ha etiquetado a Sodoma (y Gomorra) con el título emblemático, pero genérico, de la ciudad malvada».Pero, argumentan, en los albores del Nuevo Testamento (particularmente 2 Pt 2: 6–10 y Judas 7), en el siglo II, una «interpretación diferente» del pecado de Sodoma comenzó a surgir y se convirtió en la «lectura habitual del relato bíblico.»

La ciudad de Sodoma es acusada de una práctica sexual indecorosa llamada» sodomía «, que consiste en la relación erótica con personas del mismo sexo», escribe la comisión. El PBC continúa: “Esto parecería tener, a primera vista, un claro apoyo en la narración bíblica. En Génesis 19 se dice, de hecho, que dos ‘ángeles’ (v.1), alojados por la noche en la casa de Lot, son asediados por los ‘hombres de Sodoma’, jóvenes y viejos, toda la población (v.4 ), con la intención de abusar sexualmente de estos extraños (v.5) «.Dando vueltas a la comprensión tradicional del pecado de Sodoma, la Comisión Bíblica Pontificia hace esta afirmación: “Sin embargo, la historia no pretende presentar la imagen de una ciudad entera dominada por ansias homosexuales incontenibles; más bien, denuncia la conducta de una entidad social y política que no quiere dar la bienvenida al extranjero con respeto, y por lo tanto afirma humillarlo, obligándolo a someterse a un tratamiento infame de sumisión «.

Confiados en su interpretación, los miembros de la comisión escriben: “Esta forma de leer la historia de Sodoma es confirmada por Sabiduría (19: 13–17), donde el castigo ejemplar de los pecadores (primero Sodoma y luego Egipto) está motivado por el hecho de que habían mostrado un profundo odio hacia el extranjero «(NT: matan dos pájaros de un tiro: minimizan la sodomía mientras incrementan la culpa de los que «no dan la bienvenida» a la inmigración ilegal musulmana)

La comisión concluye: Por lo tanto, debemos decir que la historia sobre la ciudad de Sodoma (así como la de Gabaa) ilustra un pecado que consiste en la falta de hospitalidad, con hostilidad y violencia hacia el extraño, un comportamiento que se considera muy grave y, por lo tanto, merece ser sancionado. con la mayor severidad, porque el rechazo de lo diferente, del extraño necesitado e indefenso, es un principio de desintegración social, que tiene en sí mismo una violencia mortal que merece un castigo adecuado.

LifeSite consultó a un teólogo, quien, hablando bajo condición de anonimato, dijo: «La idea de que los sodomitas atacaron la casa de Lot no porque fueran consumidos por una lujuria pervertida, sino porque eran tan hostiles a la inmigración que no podían soportar la idea de que Lot entretuviera a dos invitados es obviamente ridícula. ¿Les preocupaba que esto fuera solo el comienzo de una gran afluencia de ángeles que iban a inundar Sodoma, cambiando por completo el carácter de la ciudad hasta provocar que no sintieran como en casa por exceso de seres inmateriales? (No). Es obvio que la perversión voraz y no la falta de tolerancia hacia el «otro» es la fuente de los crímenes de los sodomitas».

En su estudio de larga duración, la Comisión Bíblica Pontificia examina Levítico, que dice: “No te acostarás con un hombre como con una mujer; es una abominación «, castigada con la muerte (18:22; 20:13). Al señalar que este pecado se cuenta entre «incesto y otras desviaciones sexuales», la comisión observa que «el legislador no da razones, ni por la prohibición ni por la severa pena impuesta. Sin embargo, podemos considerar que la ley de Levítico pretendía proteger y promover el ejercicio de la sexualidad abierta a la procreación, de acuerdo con el mandato del Creador para los seres humanos (Génesis 1:28) «.

¿Sujeto a discernimiento?

Pasando al Nuevo Testamento, la comisión afirma que la «razón de la homosexualidad» no aparece en los Evangelios, sino que se presenta en tres de las cartas de San Pablo (Rm. 1: 26–27; 1 Cor. 6: 9; y 1 Tim. 1:10). Los autores consideran lo que llaman las «listas de pecados» ofrecidas por San Pablo y señalan que, en 1 Cor. 6: 9-10, la sodomía masculina está precedida por el adulterio y el comportamiento afeminado y está «sancionada por la exclusión del Reino». Señalan que otros pecados (como la avaricia y la calumnia) están sujetos a discernimiento, ya que su gravedad puede ser más o menos de caso en caso. Argumentan que el Nuevo Testamento nos permite ver que «para los cristianos la práctica de la homosexualidad se consideraba un pecado grave». Al comentar sobre la carta de Pablo a los romanos (1: 18–27), la Comisión Bíblica Pontificia enfatiza la conexión entre la idolatría (1: 20–25) y la desviación sexual (1: 26–27).

El texto paulino revela que «el hombre debería ver en una sexualidad que ya no reconoce las diferencias ‘naturales’ el síntoma de su noción distorsionada de la verdad». El fracaso del hombre en reconocer al Dios verdadero, señala la comisión, conduce a «desorden y violencia social» (1: 29-31).

La Comisión Bíblica Pontificia termina así su tratamiento sobre la homosexualidad diciendo:

El examen riguroso realizado sobre los textos del Antiguo y Nuevo Testamento ha revelado elementos que deben considerarse para una evaluación de la homosexualidad, en sus implicaciones éticas. Ciertas formulaciones de autores bíblicos, así como las directivas disciplinarias de Levítico, requieren una interpretación inteligente que salvaguarde los valores que el texto sagrado pretende promover, evitando así repetir al pie de la letra lo que lleva consigo, incluso los rasgos culturales de esa época. La contribución de las ciencias humanas, junto con la reflexión de teólogos y teólogos morales, será indispensable para una exposición adecuada del tema, que solo se ha esbozado en este documento.
«Además», concluyen, «se requerirá atención pastoral, particularmente con respecto a los individuos, para llevar a cabo ese servicio de bien que la Iglesia debe asumir en su misión para las personas».

El papa Pablo VI eliminó el papel magisterial de la Pontificia Comisión Bíblica en 1971, y desde entonces ha funcionado como un cuerpo consultivo o grupo de expertos. La dificultad de conciliar sus documentos con la enseñanza de la Iglesia sobre la inerrancia de las Escrituras ha sido evidente por algún tiempo.

Traducción Religión la Voz Libre