El arzobispo Viganò denuncia el plan destructivo aprobado por Bergoglio para construir un ´templo para la neo-religión mundial´

MASONICA FRATERNIDAD.png

El falso papa Bergoglio aprobó la construcción de un sitio  ‘abrahámico’  con musulmanes y judíos para promover la fraternidad masónica. La Iglesia ha condenado la Masonería porque  promueve  la herejía del indiferentismo religioso que a su vez promueve a un dios masónico. Los Judíos y los musulmanes necesitan convertirse y bautizarse para salvarse, porque nadie se salvan si no tiene a Cristo como Redentor.

Viganò denuncia que Bergoglio está sometiendo a la Iglesia a “fuerzas poderosas” que quieren un gobierno mundial. La Casa Abrahámica, “una empresa babilónica, diseñada por los enemigos de Dios”.

ROMA, 21 de noviembre de 2019 (LifeSiteNews) – El arzobispo Carlo Maria Viganò ha denunciado los planes aprobados por el Papa Francisco para erigir un monumento a la “Fraternidad humana” que une el Islam, el judaísmo y el catolicismo, llamándolo “una empresa babilónica, diseñada por los enemigos de Dios”. . “

La “Casa de la Familia Abrahámica” (en la foto a continuación) albergará una mezquita, una sinagoga y una iglesia simbólicamente unidas sobre una base.

theabrahamicfamilyhouse.jpg
En un artículo publicado el 19 de noviembre por el periodista italiano Aldo Maria Valli sobre Duc in Altum, el Arzobispo Viganò escribe: “En el jardín de Abu-Dhabi, el Templo de la Neo-Religión Sincrética Mundial está a punto de surgir con sus dogmas anticristicos. ¡Ni siquiera el mas esperanzado de los masones hubiera imaginado tanto! “
Seguir Leyendo: LifeSiteNews

El perverso plan aprobado por Bergoglio para construir una amalgama ‘abrahámica’ con musulmanes y judíos es masónico, cismático, herético y apóstata. Esta herejía del indiferentismo religioso está considerada como la mayor blasfemia contra Dios. El Arzobispo Fulton Sheen advirtió que el falso profeta que usurparía el papado crearía una falsa iglesia ecuménica que iba a promover esta fraternidad masónica que niega la Paternidad de Dios. De hecho es necesario recordar que el Islam fue inventado por el falso profeta Mahoma después de que la Iglesia condenó como anatema la negación de la encarnación del Hijo de Dios y la Escritura señala esto como obra del Anticristo. El Islam está anatematizado y es considerado como una herejía sincrética que mezcla el judaísmo y el cristianismo con las costumbres paganas y supersticiosas de las tribus árabes. Mahoma no eligió a Yahveh sino a Alá, uno de los falsos dioses que los árabes adoraban. El falso Abraham que Mahoma utilizó en su nueva religión sincrética no es Judío sino un invento Islámico. Jesús no es el mismo Isa del Corán, el Jesús Islámico no es ni siquiera Judío por lo tanto no es descendiente de Abraham sino que es otro invento de Mahoma, así mismo la fabricada María  islámica y  así sucesivamente.
El término Musulmán o Mahometano no se refiere a las tribus árabes de que existieron antes que Mahoma inventara el Islam sino al los practicantes de la falsa religión Islámica que consideran a Mahoma como su profeta y al falso dios Alá como su dios. Esta idea herética de que los musulmanes adoran al mismo Dios de Abraham es una falsedad que fue introducida por los herejes modernistas en el documento Lumen Gentium, por eso se ha difundido ampliamente después del fatídico Concilio Vaticano II que contiene herejías autodestructivas como esta.

 

Papa Pío IX

Equiparar la Religión revelada por Dios con las otras ‘religiones’ es pretender un consorcio entre Cristo con Belial

Conocéis también, Venerables Hermanos, otra clase de errores y engaños monstruosos, con los cuales los hijos de este siglo atacan a la Religión cristiana […] Tal es el sistema perverso y opuesto a la luz natural de la razón que propugna la indiferencia en materia de religión, con el cual estos inveterados enemigos de la Religión, quitando todo discrimen entre la virtud y el vicio, entre la verdad y el error, entre la honestidad y vileza, aseguran que en cualquier religión se puede conseguir la salvación eterna, como si alguna vez pudieran entrar en consorcio la justicia con la iniquidad, la luz con las tinieblas, Cristo con Belial (cf. 2 Cor 6,15). (Pío IX, Encíclica Qui Pluribus, 9 de noviembre de 1846)

Las confesiones separadas de la Iglesia no constituyen parte de Ella

Ahora bien, examinando cuidadosamente y reflexionando sobre el estado de las diversas sociedades religiosas, divididas entre sí, y separadas de la Iglesia Católica … no se  puede dejar de estar convencido de que cualquiera de estas sociedades por sí mismas, ni todas ellas juntas, no pueden de ninguna manera constituir y ser la única Iglesia católica que Cristo nuestro Señor construyó y estableció, y que por su voluntad debe continuar; y que no pueden de ninguna manera decir que son ramas o partes de esa Iglesia, ya que están visiblemente separadas de la unidad católica. (Denzinger-Hünermann 2998. Pío IX, Carta Apostólica Iam Vos Omnes, 13 de septiembre 1864)

Los que viven ajenos a la verdadera fe no pueden llegar a la eterna salvación

Es menester recordar y reprender nuevamente el gravísimo error en que míseramente se hallan algunos católicos, al opinar que hombres que viven en el error y ajenos a la verdadera fe y a la unidad católica pueden llegar a la eterna salvación [v. 1717]. Lo que ciertamente se opone en sumo grado a la doctrina católica” (Denzinger-Hünermann 2865. Pio IX. Encíclica Quanto conficiamur moerore, a los obispos de Italia, 10 de agosto de 1863)