El ´Obispo´de San Diego McElroy sabía de los abusos sexuales de McCarrick

 

El recién fallecido Richard Sipe informó al ´Obispo´ McElroy en 2016 de la depredación sexual de McCarrick

Capture.PNGLavin dijo, «cuando tenía 12 años de edad dijeron que me llevarían a retiros, donde tenían lugar vínculos espirituales entre hombres mayores y niños más pequeños». Le aseguraron que el dolor desaparecería, le advirtieron que debía mantenerse en secreto y le amenazaron con terribles consecuencias si se lo contaba a alguien. (Se lo dijo a su madre que lo abofeteó y le dijo que nunca hablara de un sacerdote o monja de esa manera). El niño intentó suicidarse con aspirinas.

Robert McElroy puede ser contactado en rmcelroy@sdcatholic.org o (858) 490-8300


El obispo homosexualista de San Diego  Robert McElroy sabía de McCarrick

2018-08-10-cupich.jpg

advertenciaAdvertencia: Lenguaje explicito

SAN DIEGO, California (ChurchMilitant.com) – Al obispo de San Diego, Robert McElroy, se le informó acerca de la depredación sexual de Theodore McCarrick ya en julio de 2016, pero él se mantuvo en silencio.

Richard Sipe, el reconocido experto en abuso sexual clerical que falleció el viernes, publicó su correspondencia privada con McElroy demostrando que el obispo estaba al tanto del acoso sexual de McCarrick a los seminaristas.

La carta de 13 páginas, fechada el 28 de julio de 2016, que Sipe señaló fue entregada en mano el 30 de agosto y dice:
«Muchos seminaristas y sacerdotes han informado al Cardenal Theodore McCarrick sobre acoso y actividades sexuales. Un acuerdo con un sacerdote fue efectuado por Stephen Rubino, Esq.

En ese registro se describe a McCarrick en relación sexual con tres sacerdotes. Uno de los principales es ahora un abogado que abandonó el sacerdocio, dos hombres permanecen en el sacerdocio, pero se niegan a hablar públicamente a pesar de que el documento del acuerdo está abierto. La oficina de la cancillería le dijo a un sacerdote: «Si habla con la prensa, lo aplastaremos».

Los sacerdotes o seminaristas que hablan sobre un superior sexualmente activo son amenazados y lo pierden todo: empleo, estado, etc. Los que informan son recibidos con incredulidad o incluso con burla si no participaron personalmente. Si fueron socios en la actividad sexual y lo denuncian, se convierten en parias y se los etiqueta como traidores.

He entrevistado a doce seminaristas y sacerdotes que dan fe de proposiciones, hostigamiento o relaciones sexuales con McCarrick, quien ha declarado: «No me gusta dormir solo».

Un sacerdote incardinado en la Arquidiócesis de Newark de McCarrick fue llevado a la cama para sexo y le dijeron: «así es como lo hacen los sacerdotes en los Estados Unidos». Ninguno hasta el momento ha sido capaz de hablar abiertamente a riesgo de su reputación y represalias.

El sistema protege su impenetrabilidad con intimidación, secreto y amenaza. El clero y los laicos son cómplices.

A pesar de estas acusaciones detalladas sobre la depredación homosexual de McCarrick, McElroy no dijo y ni hizo nada, y no contestó a Sipe.

Esta misma carta también fue enviada al nuncio papal y a la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, encabezada por Sean O’Malley, quien admite que su oficina recibió otra carta de un sacerdote en junio de 2015 que detalla la depredación homosexual de McCarrick.

En al menos dos casos separados, entonces, una vez de un sacerdote, otro de un respetado experto en abusos sacerdotales, O’Malley fue alertado sobre la mala conducta sexual de McCarrick. Como McElroy, O’Malley también eligió permanecer en silencio; incluso más, O’Malley continuó recibiendo públicamente, alabando y viajando con McCarrick.

Otros prelados mencionados en la carta de Sipe incluyen al card Roger Mahony de Los Angeles, California; el último ob. Thomas Lyons de Baltimore, Maryland; el último ob. Raymond Boland de Kansas City-St. Joseph, Missouri; el ob. Robert Brom de Duluth, Minnesota; y Arzob. John Nienstedt, ex miembro de St. Paul-Minneapolis, Minnesota, quien renunció a su cargo por no informar del abuso sexual.

La carta contiene detalles inquietantes sobre hombres jóvenes que fueron sodomizados y agredidos en contra de su voluntad, sus atacantes les dijeron que eran «especiales» y que las violaciones eran signos de que Dios los «amaba».

Un niño (Lavin) le preguntó a monseñor Boland por qué estaban haciendo esto y él respondió: «Dios hace a los niños y niñas especiales, para el placer, y tú eres sin duda uno de ellos». Cuando vio los penes erectos de sus abusadores, le dijeron: «Mira lo que has hecho».

Dijeron que lo iban a hacer un «chico grande» y le mostrarían cuánto lo amaba Dios. Y le dijo que era, «el máximo signo de amor cuando un hombre ‘va’ con un niño especial, y le da,» la semilla de la vida «.

Lavin dijo, «cuando tenía 12 años de edad dijeron que me llevarían a retiros, donde tenían lugar vínculos espirituales entre hombres mayores y niños más pequeños». Le aseguraron que el dolor desaparecería, le advirtieron que debía mantenerse en secreto y le amenazaron con terribles consecuencias si se lo contaba a alguien. (Se lo dijo a su madre que lo abofeteó y le dijo que nunca hablara de un sacerdote o monja de esa manera). El niño intentó suicidarse con aspirinas.

Leer el artículo  completo Aquí

Traducción: Blog Religión la Voz Libre.

Anuncio publicitario

La devoción de Santa Clara por el Santísimo Sacramento hizo retroceder invasión musulmana

santa-clara retrocedan ejercitos enemigos

                               En 1241 los sarracenos atacaron la ciudad de Asís. 

 

 

De las maravillas de su oración y, primero,
de los sarracenos puestos en fuga milagrosamente
franciscanos.org

 21. Me agrada narrar ahora los prodigios de su oración, con tanta fidelidad en cuanto a cómo fueron como con merecidísima veneración. Durante aquella tormenta que azotó a la Iglesia en diversas partes del mundo, bajo el emperador Federico, el valle de Espoleto tuvo que beber más frecuentemente del cáliz de la ira.

A modo de enjambres de abejas, estaban estacionados en el valle, por mandato imperial, escuadrones de caballería y arqueros sarracenos, con el propósito de destruir las fortalezas y expugnar las ciudades fortificadas. En esta situación, lanzóse una vez el furor enemigo contra Asís, ciudad predilecta del Señor, y avecinándose ya el ejército a las puertas, los sarracenos, gente pésima sedienta de sangre cristiana y capaz de los peores crímenes, cayeron sobre San Damián y entraron en él, hasta el claustro mismo de las vírgenes.

 Se derriten de terror los corazones de las damas pobres, balbucean presas de espanto y acuden a su madre entre lágrimas. Ésta, impávido el corazón, manda, pese a estar enferma, que la conduzcan a la puerta y la coloquen frente a los enemigos, llevando ante sí la cápsula de plata, encerrada en una caja de marfil, donde se guarda con suma devoción el Cuerpo del Santo de los Santos.

santa clara

22. Y prosternándose de bruces en oración ante el Señor, le dice a su Cristo entre lágrimas: «¿Te place, mi Señor, entregar inermes en manos de paganos a tus siervas, a las que he criado en tu amor? Guarda, Señor, te lo ruego, a estas tus siervas a las que no puedo defender en este trance». En seguida, desde este propiciatorio de la nueva gracia, una voz como de niño se dejó sentir en sus oídos: «Yo siempre os defenderé». «Mi Señor -añadió Clara-, protege también, si te place, a esta ciudad que nos sustenta por tu amor». Y Cristo a ella: «Soportará molestias, mas será defendida por mi fuerza». En esto la virgen, levantando el rostro bañado en lágrimas, conforta a las que lloran diciéndoles: «Hijitas, yo salgo fiadora de que no sufriréis nada malo; basta que confiéis en Cristo». De inmediato, repentinamente, la audacia de aquellos perros, rechazada por fuerza misteriosa, se convierte en pánico, y, escapándose de prisa por los muros que habían escalado, fueron dispersados por el valor de la suplicante. A continuación Clara conmina a las que habían oído la referida voz, prohibiéndoles con seriedad: «Hijas carísimas, guardaos en absoluto, mientras yo viva, de revelar esto a nadie».

SANTA CLARA DE ASIS

“No temáis, porque yo soy fiadora de que no sufriréis mal alguno, ni ahora ni en el futuro, mientras obedezcáis los Mandamientos de Dios”.

Santa Clara te rogamos para que  intercedas  por Europa para que  huya y  retroceda el ejercito invasor Musulmán enemigo  que  amenazan también en nuestros días  a la cristiandad.