papa benedicto xvi

Abyssum   23 de junio de 2018

Obispo emeritus  Rene Henry Gracida de Texas.

El Papa Benedicto XVI no renunció al oficio divino que en 2005 lo hizo Vicario de Cristo, sino solo al ministerio del Obispo de Roma y a las oficinas administrativas del Papado, al declarar (en el discurso del 27 de febrero de 2013) que mantendría la “primacía petrina”, por la cual demostró que todavía carga sobre sus hombros el peso y la vocación de ser el Vicario de Cristo. Que no se puede renunciar, es una calidad “ad vitam” otorgada por Cristo a Pedro y sus sucesores.

El Papa Ratzinger pronunció, un día antes de tomar el helicóptero para retirarse temporalmente a Castel Gandolfo, un discurso que aclara la situación que mantienen los dos “Papas” que actualmente viven en Roma.

En ese discurso se refirió a la invitación que recibió de Dios cuando fue elegido sucesor de San Pedro el 19 de abril de 2005. En esa ocasión dijo (párrafo 23) que la vocación que recibió de Cristo es ad vitam (de por vida) y que por esa razón, nunca podrá renunciar a ella (como todos los Papas siempre entendieron en la historia de la Iglesia): “Él siempre es para siempre, ya no hay retorno a lo privado”. “Mi decisión de renunciar al ejercicio activo del ministerio no revoca esto (la primacía petrina)”.

Además, Benedicto estableció, ante los órganos legales de la Iglesia, que él mantendría la sotana blanca, mantendría el nombre “Su Santidad”, mantendría las llaves de Pedro en su escudo, y continuaría siendo Papa, simplemente añadiendo el epíteto “emeritus”. Esto último es muy significativo porque, cuando el Papa Gregorio XII renunció, volvió a ser cardenal, y cuando el Papa Celestino V renunció, volvió a ser monje. Esto no fue establecido por el Papa Benedicto XVI. Él estableció que continuaría siendo Papa, un caso totalmente sin precedentes en la historia de la Iglesia.

Ese discurso expresa claramente la convicción de que continuaría siendo Vicario de Cristo y cabeza espiritual de la Iglesia, y que solo renunciaba a las oficinas administrativas del papado. En su opinión, una cosa es el ministerio del obispo de Roma, y ​​otra cosa es la primacía petrina, que es ad vitam y no se puede renunciar. Sic et simpliciter.

La renuncia válida al papado exige la renuncia al munus (cargo de la oficina de Pedro) expresado en el Código de Derecho Canónico (canon 332.2 de los CDC), no  el ministerio, como lo hizo el Papa Benedicto XVI.

Veamos el tenor literal de Canon 332.2 CDC:
“Si contingat ut Romanus Pontifex muneri suo renuntiet, ad validitatem requiritur ut renuntiatio libere fiat et rite manifestetur, non vero ut a quopiam acceptetur”. (“Si el Romano Pontífice renuncia a su cargo, se requiere, para su validez, que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, y que no sea aceptada por nadie”.

Al leer el texto de la renuncia de Benedicto XVI, se observa que el Papa no renunció al munus petrino, sino únicamente al ministerio como obispo de Roma: “Declaro renuncio al episcopado de Roma  Episcopi Romae … commisso renuntiare”.

Una persona tan sabia como Benedicto XVI entendió perfectamente que la renuncia al papado, para ser válida, requería renunciar al munus, no solamente al ejercicio  (ministerium). Aquí no es posible reclamar ignorancia. No en él, que es uno de los más instruidos y conocedores de los asuntos eclesiásticos. Por lo tanto, esa diferencia en la fórmula utilizada significaba algo. Algo así como: “Todavía soy el Vicario de Cristo, incluso si renuncio al gobierno ejecutivo de la Iglesia. No puedo decirlo abiertamente, pero aquí continuaré, vestido como un Papa, viviendo en el Vaticano y llamándome “Su Santidad”, para aquellos que quieran entenderlo “.

Benedicto XVI sigue siendo el Vicario de Cristo, porque nunca renunció a tal puesto, pero, para mayor claridad, nos dice explícitamente que solo renunció al ministerio.

Recuerda que el papado es un cargo, como nos lo recuerda la Constitución Dogmática Lumen Gentium: “Porque el Romano Pontífice tiene a la Iglesia, en virtud de su oficio (munus) como Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, plena, suprema y poder universal, que siempre puede ejercitarse libremente.” Esto también fue declarado por el Concilio Vaticano I en 1870, repitiendo el Magisterio anterior, en particular, el del Concilio de Florencia del siglo XV.

En el papado, el munus se recibe con la elección en el cónclave y se pierde con la muerte, y el ministerio, que es inseparable de él, es equivalente a la práctica legal del obispado de Roma, hoy cabeza de todos los episcopados. Después de haberlos separado, Benedicto XVI está enviando un mensaje muy fino y delicado al mundo y a la Iglesia.

Las famosas palabras de Monseñor Gänswein, arzobispo alemán, jurista, secretario personal de Benedicto XVI y prefecto de la Casa Pontificia de “Francisco”, sobre un “ministerio extendido” (con dos miembros) confirman la misma conclusión: Benedicto XVI continúa manteniendo la investidura o munus, entonces Francisco no es realmente el Vicario de Cristo.

Monseñor Gänswein recordó que Benedicto XVI no renunció ni a su nombre ni a su hábito blanco: “No se retiró a un monasterio aislado, sino que continúa dentro del Vaticano, como si solo se hubiera apartado, para dar espacio a su sucesor y un nueva etapa en la historia del papado. “

Es por eso que Benedicto XVI todavía está vestido de blanco, con su solideo, el anillo de pescador, su título de Papa y el nombre de Su Santidad. No volvió a ser cardenal Ratzinger, como sucedió con Gregorio XII, que una vez más se convirtió en el cardenal Angelo Correr después de renunciar. Benedicto permanece en el Vaticano y no ha regresado a su querida Baviera ni a ningún monasterio distante, y no es el Cardenal Ratzinger.

No hace falta decir que Monseñor Gänswein no hizo estas declaraciones tan serias sin el apoyo del propio Benedicto XVI. Fue solo una explicación de las conclusiones en su despedida del 27 de febrero de 2013.

De hecho, Benedicto XVI no usó la fórmula de renuncia establecida por Bonifacio VIII. La norma expresa que regula la disciplina sobre la renuncia papal se encuentra en la Constitución Apostólica de Quoniam aliqui, que se fijó en el Código de Derecho Canónico de 1917, y actualmente en el citado canon del CDC de 1983, # 322.2.

Veamos el texto de esa Decretal de Bonifacio VIII:
“Decreto de Bonifacio VIII (en 6 °), 1.1, T.7, cap. 1: De Renunciatione: “resignare valeat Papatui, eiusque oneri, et honori …”. Es decir, está establecido que debe renunciar explícitamente a su puesto y todos sus honores.

Tampoco utilizó la fórmula empleada para renunciar utilizada por el único Papa que lo hizo antes que él, Celestino V: “cedo Papatui, y exprese resignation loco, et dignitati, oneri, et honori” (“Me retiro del papado y, expresamente, Renuncio al lugar y sus dignidades, cargos y honores »).

Por el contrario, Benedicto XVI utiliza por primera y única vez la fórmula explícita y clara “Ministerio Episcopi Romae … commisso renuntiare” (renunció al ministerio del Obispo de Roma).

Conclusión: en la Declaración de renuncia leída por Benedicto XVI el 27 de febrero de 2013, no se menciona el canon 332.2 del CDC, lo que parece extraño viniendo de alguien tan conocedor y minucioso teólogo. Tampoco usó la fórmula del Decreto de Bonifacio VIII (renuntiare Paptui) ni la fórmula válidamente utilizada por Celestino V (oneri et onori). Gran mensaje para la Iglesia y para el mundo:

Sheepdog


Sobre  abyssum
Soy obispo católico retirado, obispo emérito de Corpus Christi, Texas

 

Anuncios

2 comentarios en ““El Papa Benedicto XVI no renunció al divino oficio de Vicario de Cristo, entonces Francisco no es realmente el Vicario de Cristo ”

Comments are now closed.