burla

Henry Sire
Autor de The Dictator Pope: 3:01 a.m. 25/05/2018

The Daily Caller

 Hace unos días, el Papa Francisco les dijo a los obispos de la Iglesia Católica que deben estar preparados para renunciar cuando llegue el momento adecuado para ellos. Incluso dijo que esperaba que supiera cuándo el Espíritu Santo quiere que dimita, un comentario que fue tomado como una pista (no la primera que ha dado) de que tiene la intención de hacerlo en algún momento. Mientras esperábamos una manifestación de esta resolución, el 18 de mayo se nos dio un signo dramático. Toda la jerarquía católica de Chile (los treinta y un obispos activos, con tres jubilados arrojados) han ofrecido su renuncia, supuestamente por fallas en el manejo del abuso sexual clerical en ese país.

Cualquier pensamiento de que esto represente los nuevos impulsos del Espíritu estaría fuera de lugar. Es un esfuerzo para salvar la cara después del mayor error de relaciones públicas en el pontificado de Francisco, el que cometió el 18 de enero, cuando defendió al obispo Juan Barros contra las acusaciones de complicidad en abusos sexuales cometidas por el notorio padre Fernando Karadima en Chile. Los pronunciamientos improvisados ​​del Papa Francisco, que le han ganado tanta popularidad entre la profesión periodística, en esta ocasión le fallaron. Declaró que no había visto ninguna prueba de los delitos sexuales alegados y que las acusaciones eran calumnias. Más tarde se demostró que el Papa Francisco efectivamente había visto la evidencia, y estaba desestimando los reclamos de las víctimas que habían estado tratando de obtener justicia durante años.

Bergoglio mintio para encubrir a Barros

La razón por la cual este fue un desastre para el Papa Francisco fue que, por primera vez, le valió críticas no solo de una figura tan importante como el Cardenal O’Malley, sino de los medios liberales, a cuyos aplausos había estado jugando con éxito por cinco años. Se necesitaba con urgencia una operación de rescate. En primer lugar, el Papa organizó una de las llamadas “oportunidades de humildad”, que le da la bienvenida a la manera en que otras celebridades aprovechan las oportunidades fotográficas. Hubo una reunión con las víctimas, y el Papa Francisco admitió sus propias fallas; pero esto no fue suficiente. Para expiar su error, el Papa llamó a todos los obispos chilenos a Roma y les dijo: ¿qué? – que todos tenían la culpa. Vale la pena citar una frase de su reproche: “Nadie puede eximirse a sí mismo y colocar el problema sobre los hombros de los demás”, un caso clásico de la costumbre frecuente de Francisco de denunciar a otras personas por las fallas de las que es el primer ejemplo.

La respuesta del Papa Francisco a su situación se encuentra en la honrada tradición de Oliver Hardy: “Aquí hay otro desorden en el que me has metido”. ¿El resultado? Toda la jerarquía chilena debe renunciar para desviar la atención del error del Papa. La desproporción entre la supuesta causa y el efecto desafía toda razón. El hecho de que un notorio sacerdote (ahora 87) estaba abusando sexualmente de niños en Chile hace 30 años no es motivo para que los obispos chilenos renuncien ahora. Debido a que el Papa hizo un nombramiento episcopal intencionalmente malo en 2015, esa no es razón para que toda la jerarquía renuncie en 2018. La crisis no es la de la Iglesia chilena, sino la del Papa. Fue el papa Francisco quien insistió en designar a Barros obispo de Osorno frente a las protestas; fue el Papa Francisco quien poco después acusó a la gente de Osorno de estupidez por oponerse al nombramiento; fue el Papa Francisco quien incurrió en la impopularidad que se manifestó en su visita oficial a Chile en enero de 2018 (un fiasco que se atribuyó a “mala comunicación”); fue el Papa Francisco quien eligió hacer sus comentarios abrasivos a los periodistas el 18 de enero (y los repitió en esencia en un viaje en el vuelo papal tres días después); fue el Papa Francisco contra quien los medios se volcaron por su insensibilidad. Más aún, su paso en falso se debió en parte a la desinformación, como ha alegado; pero el principal responsable de esa desinformación es el ex arzobispo dominador de Santiago, el cardenal Errázuriz, que fue el defensor más inflexible del padre Karadima, llegando incluso a calificarlo de santo. Y el cardenal Errázuriz es el hombre elegido por el papa Francisco (curiosamente a la edad de 80 años) para ser miembro del C9, el consejo de cardenales que se supone planifica la reforma de la Iglesia.

 

Una serie de preguntas surgen a raíz de todo esto. Por ejemplo, ¿el Papa Francisco se hace responsable de sus malos nombramientos y su mal juicio? ¿Y qué tipo de régimen es en el que una jerarquía nacional entera tiene que caer sobre sus espadas para salvar la cara de su jefe? Los déspotas históricos como Napoleón y Stalin fueron famosos por su cruel despreocupación por la vida de sus soldados en pos de sus fines. Hablando de Stalin, también es conocido por su pregunta, “¿Cuántas divisiones tiene el Papa?”, Y podemos extenderla para preguntar cuántos otros obispos y cardenales católicos estarán preparados para ser carne de cañón del Papa Francisco, para practicar la auto-inmolación para evitar daños a la imagen de su líder. Me imagino que no le gustaría a tantos como el Papa Francisco; pero al menos ahora saben exactamente lo que su líder espera de ellos.

Esto nos lleva de vuelta a la cuestión de la renuncia episcopal con la que se abrió este artículo. ¿Se retirará el Papa Francisco? Él verá a toda la jerarquía perecer primero.

Historiador del Vaticano Henry Sire es el autor de The Dictator Pope: The Inside Story of the Francis Papacy (Regnery Publishing).


obispos de chile en comunion con Bergoglio cayeron en apostasia.jpg
El 17 de enero del 2015  los obispos de Chile en comunión con Bergoglio cayeron en Apostasía en la Catedral de San Marcos,  rindiendo culto pagano a tres dioses. Dentro de los obispos participantes se encontraba presentes, el Nuncio Papal Apostólico de Chile, Mons. Ivo Scapolo, y el cardenal Ricardo Ezzati Andrello, Arzobispo de Santiago. Monseñor Moises Carlos Atisha Contreras nuevo Obispo de Arica el Cardenal , Monseñor Pablo Lizama Riquelme Arzobispo de Antofagasta.

 

Bergoglio anuló el fallo de la CDF del Papa Benedicto para excluir a Juan Barros del cargo de obispo y luego lo nombró obispo de Osorno

cruz homosexual

El ex seminarista Juan Carlos Cruz victima de abuso sexual del pedófilo  Fernando Karadima se convirtió en un homosexual dedicado a hacer activismo Gay. chile

Las Noticias dicen: “Tampoco descartaron reparaciones financieras para las víctimas”.

Juan Carlos Cruz en complicidad con James Martin están  utilizando todas las influencias que tienen en los  medios de comunicación para promover la normalización del vicio de la homosexualidad. Para pervertir a la Juventud utilizando de manera blasfema y sacrílega el nombre de la Iglesia respaldados en Bergoglio.

Capture

james martin

 

martin james

Dolan elogia la blasfemia herética de Bergoglio dicha a un homosexual

karadima-con-barros

Los Obispos del Clan Karadima:

Discípulos del Pedofilo Karadima: Juan Barros Madrid (obispo castrense de Chile), Andrés Arteaga (obispo auxiliar de Santiago), Horacio Valenzuela Abarca (obispo de Talca) y Tomislav Koljatic Maroevic (obispo de Linares).

  • Juan Barros Madrid: Pupilo de Karadima y del Cardenal Jorge Arturo Medina Estévez quien lo promovió al episcopado cuando este era Obispo de Valparaíso, Barros conoció a Medina cuando este era formador en el Seminario.

 

  • Andrés Arteaga Manieu: es obispo auxiliar de Santiago de Chile desde 2001 cuando su protector el Cardenal Francisco Javier Errázuriz lo promovió a dicho cargo. Arteaga Manieu era uno de los jóvenes que se formaron bajo el amparo de Karadima en la prestigiosa Iglesia del lujoso barrio del Bosque. Cuando exploto en 2011 el escándalo de Karadima este tuvo que renunciar al cargo de gran Canciller de la Universidad Católica de Chile. Que se encuentra enfermo.

 

  • Tomislav Koljatic Maroevic.: sus padres eran de origen croata, tiene 63 años y desde su juventud fue el brazo derecho de Fernando Karadima, por lo que las víctimas también lo culpan de saber las aberraciones que ocurrían en la intimidad de ese grupo. Fue dirigente del grupo juvenil de la parroquia del barrio del Bosque cuando Karadima era el párroco, se desempeño durante mucho tiempo como catedrático y directivo de la Universidad Católica, fue promovido al episcopado por el Cardenal Jorge Mario Mejía y gracias a la influencia de este fue consagrado Obispo por JPII en el Vaticano. En los informes del Vaticano aparece repetidas veces su nombre. Ejercia como el Obispo de Linares.

 

  • Horacio Valenzuela Abarca: otro de los obispos que desde su juventud fue discípulo de Fernando Karadima, y que lo encubrió por muchos años, promovido al episcopado por el entonces Cardenal de Santiago, monseñor Carlos Oviedo, quien lo hizo su obispo auxiliar, cargo en el que no duro ni dos años para después ser trasladado como titular a la diócesis de Talca en 1996 Este Obispo ha sido acusado en diversas ocasiones por encubrir casos de pederastia en su propia diócesis.
Anuncios