Bergoglio profanará la basílica de Bolonia utilizándola como comedor público.

profanaran basilicaFrancisco visitará Bolonia (Italia) el 1 de octubre. La red vaticana oficial news.va informa en Facebook que el papa Francisco cenará en el interior de la basílica de San Petronio con pobres, refugiados y discapacitados seleccionados. (es.news)


Catecismo de la Iglesia Católica:
La última prueba de la Iglesia
675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).
676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, “intrínsecamente perverso” (cf. Pío XI, carta enc.  Divini Redemptoris, condenando “los errores presentados bajo un falso sentido místico” “de esta especie de falseada redención de los más humildes”;  GS 20-21).

Arzobispo Fulton Sheen sobre la falsa iglesia del Falso Profeta escribió : La tercera tentación en la cual Satanás tentó a Cristo para adorarlo y que todos los reinos de la tierra serían suyos, se convertirá en la tentación de tener una nueva religión sin una cruz, una liturgia sin un mundo por venir, una religión para destruir la religión, o una política que es una religión —una que hace que se le de al César, incluso las cosas que son de Dios.

 

— II Tesalonicenses 2:4 -el Adversario que se eleva sobre todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta el extremo de sentarse él mismo en el Santuario de Dios y proclamar que él mismo es Dios.

 

Bergoglio profana el altar pelota

 

mercader-del-templo
Mi casa será llamada Casa de Oración no salón  de baile ni  comedor público, ni templo masónico, ni sala de reuniones políticas ni sala de reuniones para apóstatas, pero tu la has convertido en cueva para adúlteros y sodomitas.