Muchos abandonarán  la fe  y el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande; entre estas personas se encontrarán incluso Obispos. Profecía de la Virgen en la Salette.jesuitas apostatas progay.JPG

Fuente National Catholic Register

Traducción Religión la Voz Libre

El Padre James Martin, elegido por Bergoglio como Consultor de la Secretaría de Comunicaciones del Vaticano propone un Catecismo alternativo.

El popular sacerdote jesuita presenta la noción de que la Iglesia ha entendido mal el plan de Dios para la sexualidad humana durante toda su historia.

Por el Padre Gerald E. Murray

libro al servicio de lucifer
Los libros malos abundarán en la Tierra y los espíritus de las tinieblas extenderán por todas partes un relajamiento universal en todo lo relativo al servicio de Dios. Profecía de la Virgen en la  Salette

En su nuevo libro, Building a Bridge: Cómo la Iglesia Católica y la comunidad LGBT pueden entrar en una relación de respeto, compasión y sensibilidad (HarperCollins), el padre jesuita James Martin ha escrito una crítica de los tratos de la Iglesia católica con lo que él llama el “La comunidad LGBT”.

 ¿Qué es la “comunidad LGBT”? Este acrónimo describe tres grupos de personas: aquellos que se involucran o se sienten atraídos por participar en actividades homosexuales (lesbianas y gays); Aquellos que participan, o se sienten atraídos a participar, tanto heterosexual como la actividad homosexual (bisexuales); Y las personas que rechazan su identidad sexual y piensan que son de hecho un miembro del sexo opuesto (transexuales).

 ¿Es ésta, de hecho, una comunidad? Realmente no.

 Se trata de reunir a aquellos que rechazan el orden natural de la sexualidad humana de diferentes maneras, y que comparten así un interés común en ver que las leyes y normas sociales y costumbres que apoyan ese orden natural sean proscritas.

 El libro del Padre Martín prácticamente no tiene nada que decir sobre bisexuales y transexuales. Su libro trata sobre las personas homosexuales, y más específicamente sobre los homosexuales católicos. Sin embargo, incluso esta categoría de personas no la trata plenamente. El Padre Martin escribe acerca de los homosexuales católicos que abrazan la “identidad gay”. Ignora completamente a los católicos que experimentan la atracción por el mismo sexo y no la aceptan categóricamente como su identidad.

 Nunca menciona ni una vez a Courage, un apostolado católico fundado en 1980 por el Cardenal Terence Cooke y confiado a la dirección del difunto Padre John Harvey.

En un libro que alega analizar y criticar el acercamiento de la Iglesia Católica a los católicos homosexuales, esta omisión no puede ser accidental.

El propósito de este libro no es sugerir maneras en que la Iglesia, en fidelidad a la enseñanza de Cristo, pueda mejorar su acercamiento a aquellas personas que se sienten atraídas a cometer el pecado de la sodomía con la esperanza de que rechacen esta tendencia injusta y abracen la castidad. Si ese fuera el caso, entonces la exitosa experiencia de Courage, que se ha extendido por los Estados Unidos e internacionalmente, habría sido al menos mencionada, si no destacada.

El verdadero propósito de este libro es abogar por una relajación de la enseñanza de la Iglesia sobre que la sodomía es gravemente inmoral y que cualquier atracción que lleve a cometer actos de sodomía es un desorden objetivo en la personalidad.

 El Padre Martín rechaza la enseñanza del Catecismo de la Iglesia Católica de que la “inclinación” a las “tendencias homosexuales” es “objetivamente desordenada” (2358). El escribe:

“La frase se refiere a la orientación, no a la persona, pero sigue siendo innecesariamente perjudicial. Diciendo que una de las partes más profundas de una persona — la parte que da y recibe amor— está  ‘desordenada’ en sí misma, es innecesariamente cruel”  (pp. 46-47).

 En una entrevista reciente, pidió que se usara la frase de reemplazo  “diferentemente ordenada”. Eso sería un cambio en la enseñanza de la Iglesia. Significaría que Dios creó dos órdenes diferentes de conducta sexual que son buenas y correctas según su voluntad: Algunas personas son homosexuales por el diseño expreso de Dios y algunas son heterosexuales por el diseño expreso de Dios.

 Si ese fuera el caso, entonces los actos homosexuales en sí mismos ya no podrían describirse como están en el Catecismo del párrafo 2357, como  “intrínsecamente desordenados”. Si la inclinación es simplemente diferente y no desordenada, entonces actuar en base a esa inclinación es simplemente diferente, y no desordenado. La actividad homosexual sería simplemente un comportamiento natural para gente “diferente ordenada”.

Para el Padre Martín, una inclinación o tendencia desordenada es “una de las partes más profundas de una persona”. Se refiere a “la parte que da y recibe amor”. Es nuestro corazón y alma quienes constituyen nuestro ser más íntimo, el centro del amor .

Una inclinación hacia la actividad sexual no natural no es el corazón y el alma de una persona. El verdadero amor se expresa en hechos virtuosos. Las inclinaciones malas o las tendencias al pecado deben ser vistas por el cristiano por lo que son, y ser resistidas.

 ¿Cómo puede decir el Padre Martin que la inclinación homosexual es el centro del amor de una persona?

 Sólo puede decir esto si considera que la tendencia no es desordenada. Así encuentra crueldad en el Catecismo. Sin embargo, ¿es doloroso y cruel decirle a alguien la verdad sobre la sexualidad humana tal como la enseñó la Iglesia en toda su historia? Todo lo contrario; Nuestro Señor nos dijo: “La verdad os hará libres” (Juan 8:32).

El libro del Padre Martín es una meditación extensa sobre un punto que él da por sentado, sin intentar nunca reconciliar su aseveración con la constante enseñanza de la Iglesia, porque eso es imposible. Él asume que Dios hizo a algunas personas por diseño fueran homosexuales, y por lo tanto, una desaprobación de la homosexualidad e incluso de la actividad homosexual es de hecho un ataque al plan de Dios.

Esto, por supuesto, no se puede cuadrar con la enseñanza católica — es el rechazo de esa enseñanza.

Todo el mundo es heterosexual por naturaleza. Algunos heterosexuales tienen un problema con la atracción homosexual.  El Padre Martin no lo ve así.

Él escribe que “llegar a entender la propia identidad como una persona LGBT es más fácil que hace unas décadas” (p.9). “Jesús vio más allá de las categorías: Él fue a encontrar a la gente dónde estaba y los acompañó” (p.43).

Él Habla de “orientación sexual” y de su “sexualidad” (p.88). Él le dice a los católicos “LGBT” que reflexionen sobre esta pregunta: “Dios, que crea sólo cosas buenas, hizo tus ‘partes internas.’ ¿Cómo te hace sentir esto sobre ti?” (P.114). ,

Él luego le pide a los “familiares, amigos y aliados” de las personas “LGBT “que reflexionen sobre esta pregunta:  “¡Estás hecho maravillosamente! Y tu miembro de la familia o amigo está hecho de una manera diferente, pero no menos maravillosa. ¿Qué te dice esto acerca de las “obras” de Dios y de los “pensamientos” de Dios? “(P.114). Pregunta a las personas “LGBT”: “¿Qué te permite aceptarte como eres?” (P.123).

El final de este libro contiene “Una oración para cuando me sienta rechazado”, “compuesto para todos los que se sienten excluidos, rechazados, marginados, avergonzados o perseguidos”, en el que se confiesa a Dios: “Jesús me entiende y me ama con un amor especial, por la forma en que me hizo”(p.146).

Aquí tenemos el peligro que plantea este libro: El Padre Martín plantea la noción de que la Iglesia ha malinterpretado el plan de Dios para la sexualidad humana durante toda su historia y que ahora debe cambiar a una nueva enseñanza, a saber, que la unión del hombre y la mujer en el amor conyugal no es el único camino para la verdadera y buena expresión de la sexualidad humana.

La tesis de este libro es que las lesbianas, los gays, las personas bisexuales y las personas transexuales han sido hechas para ser tales por Dios, y así deben alegremente vivir y expresar su sexualidad ordenada de una manera diferente pero dada así por Dios.

La verdad es muy diferente.

El Dios en su bondad nos ayuda a todos a tratar con nuestros problemas y tentaciones, no importa lo que puedan ser. Una de sus primeras misericordias es revelarnos la verdad sobre nuestra naturaleza humana común, incluyendo la verdad sobre la sexualidad humana, que se diferencia entre hombre y mujer y sólo es expresada correctamente por un esposo y esposa en el abrazo marital que es en sí mismo procreativo y unitivo.

Las inclusiones o tendencias hacia actos sexuales que no son ni procreativos ni unitivos, y por lo tanto intrínsecamente inmorales, no representan quiénes somos ni cómo fuimos hechos por Dios. Son déficits, en última instancia ligados al pecado original, que necesitan ser tratados por la gracia de Dios y nuestra voluntad de creer firmemente que la ley de Dios es buena y producirá la mayor felicidad en nuestras vidas.

El Padre Gerald Murray es pastor de la Iglesia de la Sagrada Familia en la Ciudad de Nueva York.


Temas relacionados:

Homosexualista apóstata James Martín celebrará una procesión en la Iglesia por los sodomitas asesinados en el club gay de Orlando por el terrorista islámico gay.

Consultor pro-gay elegido por Bergoglio, profesa creencia herética y blasfema de los santos.

Anuncios

Un comentario en “Consejero de Bergoglio propone catecismo alterno para anular la sodomía como desorden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s