muller encubre a Bergoglio

Remnant Newspaper

Christopher A. Ferrara 25 de abril de 2017

Como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Cardenal Gerhard Müller está encargado con el deber de  “difundir la sana doctrina y defender aquellos puntos de la tradición cristiana que parecen estar en peligro a causa de doctrinas nuevas e inaceptables”.  Cuando se enfrenta a las “nuevas e inaceptables doctrinas” enunciadas en el desastroso capítulo 8 de Amoris Laetitia, Müller se involucra en un encubrimiento desvergonzado, dejando a los miembros del laicado interesados en defender la enseñanza moral infalible de la Iglesia del flagrante ataque de AL contra ella.

En una entrevista publicada por Aleteia el 21 de abril, Müller declara que “El Papa no ha, no quiere y no puede cambiar la revelación.  Algunos afirman que el Papa ha cambiado los fundamentos de la moral de la Iglesia y ha relativizado el sacramento del santo matrimonio.  Esto no lo haría y no podría hacer.”

Una deliberada falsa declaración del tema diseñada para ocultar la verdadera cuestión. La verdadera cuestión … (es) más bien si el Capítulo 8 socava la verdad revelada acerca de la indisolubilidad del matrimonio y el carácter universalmente vinculante e insustituible de los preceptos negativos del natural Ley, incluyendo el Sexto Mandamiento…

¿Y qué tiene que decir el cardenal Müller frente a la innegable realidad de que el argentino ha pasado los últimos cuatro años involucrándose en la subversión eclesial, culminando con la publicación de AL? Müller declara:

La verdadera intención de la exhortación apostólica, Amoris Laetitia, era colocar en el centro el completo mensaje bíblico sobre el matrimonio como un sacramento y un modo de vida. Además, pretendía tomar en consideración a aquellos que, por diversas circunstancias, han fracasado o se han metido en problemas, de modo que no diríamos: “Aquí están los que hacen todo bien, mientras que los otros no nos pertenecen. ”

Eso es simplemente calculadamente disimulado. Peor aún, al aplicar la caricatura bergogliana de los defensores de la ortodoxia como fariseos duros de corazón que dicen: “Aquí están los que hacen todo bien, mientras que los otros no nos pertenecen”, va más allá de un simple encubrimiento hasta la absoluta ayuda y complicidad de la conspiración bergogliana —no hay otra palabra para ello— para socavar todo el edificio moral de la Iglesia al institucionalizar el alojamiento eclesial del adulterio público.

Por lo menos los cuatro cardenales han tenido el coraje de cuestionar públicamente la intención de Bergoglio en la forma de sus cinco dubia que se reducen a una sola pregunta: si Bergoglio pretende socavar el concepto de la ley moral -y con esto, la misma credibilidad del Magisterio de la Iglesia.

En la actualidad, el cardenal Müller no es defensor de la ortodoxia. Ha decidido, más bien, ser un defensor del Papa Bergoglio. Es decir, es un defensor del Papa más rebelde de la historia de la Iglesia (…)

Bajo su liderazgo actual, lo que la Congregación para la Doctrina de la Fe ofrece a la Iglesia es mucho peor que nada.

Leer el Artículo  completo: Enlace

muller unido a un hereje


Gerhard Müller: “No habrá corrección para el Papa porque no hay peligro para la fe”.

OnePeterFive :

Así (Müller) se pone en oposición a muchos cardenales y obispos muy respetados que han visto realmente graves problemas en Amoris Laetitia. La propia posición de Müller también parece pasar por alto el hecho de que Amoris Laetitia ya ha alentado varias declaraciones episcopales que están marcadas por una cierta permisividad y laxitud moral abierta, como en Roma, en Argentina y en Alemania.

Muller titere de Bergoglio.

Recordemos que Müller es un hereje formal, cuyo mentor es el herético peruano, Gustavo Gutiérrez , padre de la Liberación marxista. Müller ataca los dogmas Marianos,  niega la Inmaculada Concepción, la Virginidad de María Santísima,  la Eucaristía, la Divinidad de Jesucristo, también considera a los herejes protestantes como parte de la Iglesia Visible. Entonces como va a defender la fe católica este asalariado presunto “guardián de la Fe”, quien la ataca con sus propias herejías. Cuando la realidad es que actualmente tenemos a un hereje usurpando a la  Congregación para la Doctrina de la Fe, de la que vemos que solamente  ha quedado el nombre y un caparazón vacío. Por lo tanto a un hereje le queda imposible condenar a otro hereje.

Anatema : El viernes, el cardenal Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dijo al Passauer Neue Presse que hay casos en que los católicos pueden decidir por su cuenta con un confesor que su matrimonio es nulo.  Esta opinión ha sido condenada por el Concilio de Trento como una herejía.  Cita: “Si alguno dice, que los casos matrimoniales no pertenecen a los jueces eclesiásticos;  Que sea anatema”. (Gloria tv Noticias)


Santo Tomás de Aquino define la herejía como: “una especie de infidelidad en los hombres que, habiendo profesado la fe de Cristo, corromper sus dogmas.” Afirma además: “La herejía proviene de restringir la creencia de algunos puntos de la doctrina de Cristo seleccionado y formado a su antojo, lo cual es el camino de los herejes. ”

“La correcta fe cristiana consiste en asentir voluntariamente con Cristo en todo aquello que pertenece verdaderamente a su enseñanza. Hay, consecuentemente, dos formas de desviarse del cristianismo: una, cuando uno se rehúsa a creer en Cristo, y es lo que se llama infidelidad, que comparten los paganos y los judíos; la otra, cuando uno restringe su creencia solamente a ciertos puntos de la doctrina de Cristo, seleccionados y modificados según la propia conveniencia, y es lo que se llama herejía. El objeto de la fe y de la herejía es, por tanto, el depósito de la fe, o sea, la suma total de las verdades reveladas por la Escritura y la Tradición según nos la propone la Iglesia para que la creamos. El creyente acepta la totalidad del depósito según lo propone la Iglesia; el hereje acepta sólo aquellas partes que su juicio le recomienda.

Por otro lado, la voluntad puede libremente inclinar el intelecto a adherirse a algunas de las posiciones que han sido declaradas falsas por la autoridad de la Iglesia. Los motivos para ello pueden ser: orgullo intelectual o confianza exagerada en la propia visión; la ilusión de celo religioso; la seducciones  de poder político o eclesiástico; las ataduras de los intereses materiales y el estatuto personal, y quizás otros motivos más deshonrosos. Este tipo de herejía aceptada sí es sujeto de culpa, en grado variable. Se le llama formal porque al error material añade el elemento informativo de lo “libremente querido”.

La herejía es distinta de la apostasía. El apóstata a fide abandona totalmente la fe cristiana y se adhiere al judaísmo, al Islam, al paganismo o sencillamente cae en el naturalismo o en el desdén por la religión.


 

Noticias relacionadas

La táctica maliciosa de Bergoglio para cambiar las enseñanzas de la Iglesia católica — Dr. Anna M. Silvas.

Anuncios

Un comentario en “Müller encubre las herejías de Bergoglio.

Comments are now closed.