blasfemia bergoglio profiere.png

En defensa del Sacrificio de Cristo en la cruz contra las
BLASFEMIAS INTOLERABLES
del pontífice de la iglesia de Roma

 5 de abril de, 2017

 La  Iglesia Universal Cristiana de la Nueva Jerusalén  extiende su invitación a todos los que se declaran cristianos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que viven con  Cristo y el misterio del Sacrificio de la Cruz, para poner fin a la blasfemia pública del Pontífice de iglesia de Roma contra el Hijo de Dios y su sacrificio redentor en la cruz .

 En una homilía, proclamada el 4 de abril de 2017 en Domus S. Martae , el Pontífice de la iglesia de Roma, JM Bergoglio, dirigió, por enésima vez, la blasfemia contra nuestro Señor Jesucristo.  El romano Pontífice, al comentar sobre la sagrada Escritura, dijo, “Jesús se ha hecho serpiente” «Gesù si è “fatto serpente”», ” ‘Jesús’ se hizo pecado “” “[Jesús] tomó la apariencia del padre del pecado, la serpiente astuta’, y concluye diciendo que la Santa Cruz es la ‘memoria del hombre que se convirtió en pecado, que se convirtió en el diablo, en serpiente, para nosotros.’

La yuxtaposición de la persona de Nuestro Señor Jesucristo a la “serpiente astuta” (que es Satanás);  el “padre del pecado” (que es Satanás);  y, finalmente, directa y explícitamente, al “diablo”, es una blasfemia muy grave que ningún cristiano puede tolerar quedando en un absoluto silencio.  En el pasado, al comentar sobre el sacrificio salvífico de Jesús en la Cruz, el romano Pontífice se había dirigido al Hijo de Dios con epítetos ignominiosos y profanidades, como la repetida expresión de “serpiente” y la de “feo que apesta” “brutto che fa schifo” (homilía 09.14.2015).  También  había especulado que Jesús  “blasfemó” en la Cruz (homilía 09/30/2014) y ahora ha declarando públicamente que “el camino de la cruz es la historia del fracaso de Dios” (encuentro con los jóvenes en Kenia del 27/11 / 2015) y ha definido la cruz una “locura que es la aniquilación del Hijo de Dios” (homilía 29/02/2016).

blasfemia bergoglio contra jesus

En el período en que los verdaderos cristianos están llamados a meditar en la Pasión de Jesús y la importancia del sacrificio salvífico del Hijo de Dios, un preludio de su Resurrección y la Pascua de todos los cristianos, las afirmaciones del romano Pontífice son inaceptables y deben ser firmemente y públicamente condenadas  por toda la comunidad cristiana, que no puede convertirse en cómplice con su silencio ensordecedor, de las blasfemias del romano Pontífice que dirigió a Cristo.

Dios el Padre ha enviado al mundo a su Hijo para devolver a todos al camino recto, para llevar a todos los hombres de buena voluntad a un camino recto, que conduce directamente al pleno conocimiento de Dios, a la perfección (y no imperfecto, debido a la ‘distorsionada enseñanza de los que  tenían el poder, los titulares de la ley de Dios, inculcados a conveniencia en el corazón de los fieles).  Todo se ha cumplido y ha culminado a la altura de la obra del  mismo Hijo de Dios dador, sacrificar su vida por el bien de todos.  El sacrificio salvador de la cruz de Cristo es el último gesto que manifiesta la voluntad, del Padre, y del Hijo, para abrir las puertas que conducen al Reino de Dios, una salvación completa a todos aquellos que están animados por la buena voluntad.

Ese gesto fue el cumplimiento de un viaje, de un camino.  Nadie está autorizado ahora, después de más de dos mil años,  a blasfemar y distorsionar  actuando impunemente, combinando a la persona del Salvador con la del “diablo”, la “serpiente astuta”, el “padre del pecado.”

La iglesia de Roma, debido a las declaraciones hechas por el Pontífice, ha cometido una grave ofensa contra Dios Padre Todopoderoso, negando y humillando  la esencia y la sustancia del misterio de la redención que Jesús, el Hijo de Dios vivo, ha hecho por medio del sacrificio de su cruz.  La Iglesia Universal cristiana de la Nueva Jerusalén apela a  la justicia misericordiosa del Padre para que la culpa no recaiga sobre el cristianismo universal, sino sobre los responsables de estas blasfemias, y sobre aquellos culpables de inacción, que siendo conscientes de la gravedad de lo que está sucediendo, siguen tolerando todo como si nada hubiera sucedido.

Nota: Los miembros de esta iglesia en Jerusalén son católicos  que se han separado exclusivamente de Bergoglio y sigue las enseñazas de Juan Pablo II.

Anuncios